miércoles, 20 de julio de 2011

Conciencia.net

Conciencia.net


20 jul 11

SOFOCADA POR SU PROPIO COLCHÓN

por el Hermano Pablo

Juliana Biedermann, anciana de setenta y ocho años de Colonia, Alemania, se sentó feliz en su nueva cama. Era una cama mullida, suave, tibia, a la que el fabricante le había añadido un suave perfume de maderas.


Juliana se puso a jugar sobre su nueva cama como una chiquilla. Vivía sola en su apartamento. Era un apartamento moderno, con esas camas plegadizas que se empotran en la pared para dejar más espacio durante el día.

Mientras la anciana probaba varias veces la suavidad del colchón, el mecanismo de la cama se accionó espontáneamente y, levantándose, atrapó a la anciana dentro del hueco. Comenzó así una pesadilla para doña Juliana que duró cabalmente tres días y tres noches.


La pobre mujer permaneció en aquel encierro hasta que al fin los vecinos alertaron a la policía y los bomberos acudieron a librarla. «Nadie oía mis gritos —dijo llorando—; mi propio colchón me sofocaba.»


Los colchones sirven para dormir, y son muy cómodos. Pero conviene tenerlos debajo del cuerpo, no encima. Porque aquello que fue creado para la comodidad, el placer y el descanso puede convertirse en algo sofocante y aun mortal si se le da un uso totalmente impropio.


Así pasa con todas las cosas que el hombre ha creado para su bienestar y beneficio. Usadas como se debe, dándoles el uso para el que fueron diseñadas, las cosas generalmente funcionan bien. Son de utilidad y provecho. Pero usadas en otra forma pueden ser hasta mortales.


Una cuerda gruesa puede ser muy buena para tender la ropa o halar un auto, pero mala si se le hace un nudo corredizo y se la ajusta al cuello. Una hojita de acero filosa puede ser muy buena para afeitarse, pero mala si se la desliza sobre las venas de la muñeca.


Lo mismo puede decirse de otra infinidad de cosas, tales como el amor. Usado como manda Dios, y para lo que fue diseñado, es maravilloso. El amor es una fuente de felicidad, de bienestar, de salud física y mental, y de progreso moral y espiritual. Pero si se usa mal este genial invento de Dios, el amor de hombre y mujer se transforma en fuente de vicio, maldad, pecado y muerte. ¿Cómo aprender a usar el amor, supremo don, siempre como Dios manda? Por medio de Cristo, Señor, Salvador, Maestro y Santificador

miércoles, 13 de enero de 2010

DOS CLASES DE PERSONAS


En la vida hay dos clases e personas....a cuál perteneces?

Los que pasan la vida soñando y los que dan vida a sus sueños.

Los que sueñan con logros y los que logran sus sueños.

Los que siguen las huellas y los que las dejaron.

Los que ven para poder creer y los que creen antes de ver.

Los que te pisan al subir y los que suben a ayudar.

Los que te dan confianza y los que te la quitan.

Los que dan sin pedir a cambio y los que te piden el cambio.

Los que escogen una de dos y los que toman las dos.

Los que se asoman por la ventana y los que se salen por ella.

Los que hacen, se reproducen y mueren y los que nacen, producen y nunca mueren.
Enviado por Fabio Donado

Estan en la vida los que siguen el camino y terminan perdiendose y los que abren el camino y porque han decidido seguir a Jesús quien es el verdadero camino. A estos últimos nada ni nadie, los hace retroceder. Decide hoy los del segundo grupo y verás un cambio total en tu vida.

Dios bendice a quienes no siguen malos consejos ni andan en malas compañías ni se juntan con los que se burlan de Dios.

Dios bendice a quienes aman su palabra y alegres la estudian día y noche.
Son como árboles sembrados junto a los arroyos: llegado el momento, dan mucho fruto y no se marchitan sus hojas. ¡Todo lo que hacen les sale bien!
Con los malvados no pasa lo mismo; ¡son como el polvo que se lleva el viento!
Cuando sean juzgados, nada los salvará; ¡esos pecadores no tendrán parte en la reunión de los buenos! En verdad, Dios cuida a los buenos,
pero los malvados se encaminan al fracaso.


Salmo 1

tomado de:
http://www.renuevodeplenitud.com

viernes, 8 de enero de 2010

COMO SABER SI ES O NO LA PERSONA INDICADA PARA Tí

Algunos Aspectos que debes tomar en cuenta a la hora de saber si es o no la persona indicada para ti. Salmos 27:11a Enséñame, oh Jehová, tu camino,Y guíame por senda de rectitud…”

Tengo muchos años de escribir temas especiales para noviazgo, así mismo tengo muchos años de experiencia en el Ministerio Juvenil que me han dado pautas como para saber guiarme en temas específicos y si a esto le sumamos mi propia experiencias puedo concluir que se muy bien de lo que hablo, porque en la mayoría de veces me ha tocado vivirlo.

El tema del Noviazgo siempre es un tema muy atractivo y que encierra una gran cantidad de preguntas, no alcanzaría una conferencia de 5 horas para aclarar las diferentes dudas que los jóvenes y no tan jóvenes pueden tener. A diario recibo comentarios y correos de personas pidiendo consejos acerca del noviazgo, me atrevería a decir que un ochenta por ciento de los correos que piden consejería se tratan de noviazgo. Es difícil dar una respuesta exacta, pues el noviazgo no se rige por un patrón en si, sino que Dios tiene muchas formas de actuar, pero sin salirse de los parámetros espirituales hacia los carnales.

Este día quiero hablar sobre la pregunta que TODOS en algún momento de nuestra vida nos hemos hecho o los que todavía no, se la harán tarde o temprano, la pregunta es:
¿Cómo se si es el indicado o la indicada?.

Muchos de los que hacen esta pregunta quisieran que una voz del cielo se dejara oír y en el estruendo se escuchara: “Si es el” o “Si es ella”, pero eso JAMÁS ocurrirá, lo mas seguro es que si esperas esa voz que viene del cielo te quedaras a forrar Biblia por toda la eternidad.

Mira, vamos hablar como en mi país se dice: “Claro y Pelado”, te voy a dar por lo menos 4 aspectos que debes evaluar para saber si esa persona es la indicada para ti:
 

1. Su visión de vida es similar o por lo menos compatible a la tuya:
Antes que nada si eres un hijo de Dios lo mejor seria que la persona con la que quieres formar un noviazgo comparta tus creencias, es decir que también sea cristiano, eso ayudara a poder evaluar de mejor forma esa futura relación. Digo esto porque la mayoría entablan noviazgos con personas que no tienen el temor de Dios como ellos lo tienen, esperando que “algún día cambiara” o “yo lo haré cambiar”, es mejor que por su propia cuenta busquen a Dios y no que por amor a ti vayan a la Iglesia sin tener una verdadera relación personal con Cristo.
 

Cuando hablo de una visión de vida similar me refiero a que vayan por el mismo rumbo, es decir:

Si tú eres una persona que te encanta servir al Señor, espero que busque a alguien que por lo menos apoye tu sentir. El problema de muchos es que les ganan las emociones se hacen novios y luego se dan cuenta que no piensan igual, que no tienen las mismas metas, que su vocación al servicio es totalmente diferente, etc.

Lo mejor seria platicara con esa persona, ver que cosas le gusta, saber que le gustaría hacer dentro de algunos años, ¿Que piensa sobre el servicio a Dios?, conocer toda su visión de vida para que tú seas conciente de eso y evalúes. Hay muchas relaciones amorosas rotas porque en algún momento alguien le dijo: “si te apoyare”, pero a las horas de las horas salen con la excusa de: “yo no siento el llamado de Dios, Dios te llamo a ti no a mi”. Evítate decepciones y conoce bien a esa persona antes de tomar una decisión tan importante como lo es el noviazgo.

Ahora bien, si su visión de vida es casi similar o por lo menos compatible, eso será una muy buena señal de que esa persona puede ser un firme candidato o una firme candidata a optar por ese lugar especial en tu corazón y en tu vida.
 

2. ¿Te vez con esa persona formando una familia y siendo feliz en un futuro?:

Otra cosa a tener en cuenta a la hora de saber elegir es ponerte a pensar si te vez con esa persona a futuro, es decir: ¿Te vez con esa persona, entablando una familia, teniendo hijos, y haciéndose viejitos? Si lo tuyo es nada mas una emoción, tus planes no serán a futuro, entonces frente a eso es mejor no tomar ninguna decisión, ya que podrías dañar el corazón de la otra persona, porque quizá ese persona si se veía contigo a futuro.

Ahora bien, si tu te vez con esa personas a futuro, formando una familia, teniendo hijos, un lindo hogar y envejeciendo juntos, y la otra persona también se ve contigo, es una buena señal de que las cosas van por buen camino.
 

3. Existirá un Verdadero Amor:

Hay algo mas que importante para saber si esa persona es la indicada o simplemente es una emoción pasajera mía, y esto es: “El Verdadero Amor que Exista”.

¡Ojo!, cuando me refiero a verdadero amor no es solo palabras bonitas, porque alguien puede decirte miles y miles de palabras bonitas y endulzar tu oído, pero eso no quiere decir que realmente te ame, las palabras salen de la boca y el viento se las lleva para donde el quiere, pero lo que cuenta son aquellos detalles que sin la necesidad de decir cosas lindas hacen que tu corazón se sienta estremecido de amor y que tu estomago sienta una cantidad inmensas de maripositas.

Cuando en dos personas existen un verdadero amor, ese amor lo soportara todo, lo esperara todo, se entregara por el otro y sobre todo nunca hará nada indebido, jamás se envanecerá, no será jactancioso, sino que siempre vera en primer lugar el bienestar de la otra persona.

El amor es lindo, el amor es una de las experiencias más hermosas que el ser humano puede experimentar y que no es algo pasajero, sino que es algo que permanece ahí hasta que el Señor nos preste vida.

Si tu un día dices amar a alguien, pero el otro día siente que no lo quieres, entonces es señal de que no estas claro en este punto, es decir, no tomes una decisión aun, pues si la tomas seguramente en un par de días o semanas veremos las consecuencias desastrosas: “un par de corazones dañados”.

Uno sabe cuando realmente ama y su amor es correspondido, esa es la clave de este punto, con lo que podemos sacar la pregunta mas importante de este aspecto: ¿Amas a esa persona y te sientes amado por ella o el?

Si la respuesta es si, entonces es señal de que el siguiente punto será el sello para saber que es el indicado o indicada para ti.

4. Dios te lo dictara a tu corazón y no existirá ningún tipo de duda o inseguridad para tomar la decisión de que esa persona es la correcta:


Cuando un joven me hace una pregunta sobre si es correcto entablar un noviazgo con determinada persona, mi pregunta casi siempre es la misma: ¿Sientes paz en tu corazón o hay duda o inseguridad?

Y es que la duda e inseguridad son señales de que todavía no debes actuar. Tu puedes tener la misma visión de vida que la otra persona, puedes verte a futuro con el o ella, puede creer que la amas y te sientes correspondido, pero si en tu corazón HAY DUDA o INSEGURIDAD entonces NO TOMES NINGÚN TIPO DE DECISION.

Y es que hay muchos que por apresurar las cosas dicen: “Yo siento paz en mi corazón para estar con ella o con el”, pero realmente esa “PAZ” es INVENTADA.
Lo que sucede es que muchos jóvenes por querer estar con la personas que se supone que llama su atención, inventan la famosa “PAZ de Dios” para tomar la decisión, pero tarde o temprano esa mala decisión orientada por esa “paz” inventada, dará como resultado un FRASCASO rotundo.

Amados, no quieran engañarse a si mismos, inventando una “paz” que realmente no siente, se sincero contigo mismo, si aun no sientes paz y hay duda e inseguridad para tomar esa decisión, por lo que mas quieras: ¡NO LA TOMES!, porque arruinaras TODO. Es mejor esperar hasta que Dios de una respuesta. Nadie te va a quitar a la persona que sea para ti, el hecho que esperes en Dios no significa que alguien mas va venir y te la gane, pues si eso llegara a pasar es porque esa persona simplemente NO ERA PARA TI. Así de simple, NO era para ti. Pues cuando Dios te va a dar a alguien, el te guarda a esa persona especialmente para TI, nadie podrá quitártela porque esta etiquetada con tu nombre, si tan solo sigues la voluntad de Dios.

Cuando por fin sientas paz en tu corazón de tomar una decisión sea cual sea, TOMALA, posiblemente muchos que han consultado al Señor en esta etapa, quizá digan: “No siento paz” y quizá ese sentir te esta llevando a pensar que no es para ti, en esa caso, pregúntale al Señor si su respuesta es un No y ACEPTA.

Ahora bien, si la respuesta del Señor es positiva, entonces tu sentirás paz en tu corazón para tomar esa decisión, no habrá ni una pizca de duda ni inseguridad, tu sientes como Dios te lo dicta al corazón y te dice: “ES EL” o “ES ELLA”, no con una voz audible, pero sin con una seguridad TOTAL en tu corazón.

Cuando eso pase, entonces FELICIDADES, haz encontrado a la persona INDICADA para ti.

Es importante aclarar que Dios actúa de muchas formas, que no podemos encajonar la forma de saber que persona es la indicada para ti en estos cuatro aspectos, pero según mis años de experiencia en el área, puedo dar FE que por lo general este tendría que ser el proceso a seguir para responder a tu interrogante.

Amados, el deseo de mi corazón es que seamos sabios a la hora de tomar decisiones, no le prestes tu corazón a cualquier tipo que quiera venir a engañarte, hombres, no le presten su corazón a cualquiera mujer que quiera venir a engañarlos. Es necesario pedir dirección a Dios en TODO lo que hagamos, sea en el amor o en otras áreas, permite que Jesús sea quien GOBIERNE tu sentimientos y que el sea quien guíe la barca de tu futuro.

La respuesta de saber si es la persona indicada para ti si o no, esta en ser sensibles a lo que Dios tiene que decirte y aceptarlo tal y como sea la respuesta.

Autor: Enrique Monterroza

viernes, 18 de diciembre de 2009

La Soberbia Sutil En El Matrimonio.

LIMITES EN EL MATRIMONIO


Debe haber ciertos límites en la relación matrimonial, porque son los que lo van a proteger del deterioro. Estos límites los ha establecido el que diseñó y creo el Matrimonio. Entre ellos están:


El Respeto:
Este es primer y más importante límite en toda relación humana y especialmente en el Matrimonio; porque si se pierde este límite, la relación puede caer en una onda destructiva. Las faltas de respeto destruyen la confianza y borran las cosas buenas que se hayan hecho. Es normal que tengan diferencias de criterio para tomar decisiones, pero esas diferencias deben manejarlas con respeto, considerando las opiniones del otro como válidas e importantes, igual que las suyas. Entonces exponen sus argumentos, oran pidiéndole sabiduría a Dios y tratan de ceder y ponerse de acuerdo. Si aun así no logran ponerse de acuerdo, busquen alguna ayuda espiritual que les ayude a discernir la situación. Pero nunca traten de imponer su criterio ni de exigir al otro. Eso es una falta de respeto.


La Consideración:
Este es otro límite importante, que deben tener todos los Matrimonios. Tiene que ver con la conciencia del trabajo de cada uno y considerar el esfuerzo que hace el otro. Deben considerarse mutuamente y estar siempre dispuestos a balancear las cargas de trabajo y de la casa. Valorar el trabajo de cada cual.


La Fidelidad:
Este límite es vital para la estabilidad emocional del Matrimonio. Ambos deben afirmarse constantemente dándose palabras de afirmación hasta que la muerte los separe. Para lograr asegurar a su cónyuge en esta área, es necesario que ambos sientan la libertad de expresar sus sentimientos, sus ideas, sus sueños y anhelos sin que el otro le invalide ni le imponga su propio criterio. La libertad de expresión en el Matrimonio afirma y fortalece la Fidelidad.


El Orden de Prioridades:
Vivir una vida de obediencia a la palabra de Dios y tener una relación personal con el Señor debe ser la prioridad número 1; luego la atención al cónyuge, después los hijos, después el trabajo, luego los familiares y luego la Iglesia. Este es el orden de prioridades que le da a la familia el marco de estabilidad emocional que necesitan para poder manejar bien las relaciones.


La Honestidad:
Este límite incluye hablar siempre con la verdad, honesta y transparentemente. La mentira por más pequeña que sea, siempre va a producir problemas en algún momento de la vida. El engaño y la deshonestidad siempre van a traer malas consecuencias tarde o temprano. Ambos cónyuges deben ponerse el límite de la honestidad y hablar la verdad siempre, abriendo el corazón y expresando sentimientos y emociones y orando juntos el uno por el otro.


Si alguno de los cónyuges ha fallado en estos límites, no le juzgue ni le condene. La mejor manera de ayudar a un cónyuge que está fallando en alguna de estas áreas no es criticándole ni regañándole. Es hablando al respecto con paz y sabiduría y tomando la decisión de hacer las cosas bien, a la manera de Dios.


Tomen la decisión de perdonarse por haber fallado en alguno o varios de esos límites y decidan hacer el esfuerzo de no volver a pasarlos y apoyarse, perdonarse y levantarse cuando alguno falle ocasionalmente.


Tú matrimonio y tu familia es el tesoro más valioso que Dios te ha dado. ¡CUÍDALO!




Pregunte por el curso Libres para Amar en su zona.

Un curso que les ayudará a disfrutar su relación y obtener un matrimonio saludable.

Lo puede también hacer por e-mail o audiovisuales.Luís y Hannia



miércoles, 9 de septiembre de 2009

ESTUDIO SOBRE EL LIBRO DE ECLESIASTE

 


BUSQUEDA DEL SENTIDO DE LA VIDA SEGUN EL LIBRO DE ECLESIASTES

 
El nombre Eclesiastés proviene del título griego del libro según aparece en la septuaginta. su forma en castellano es tomada de la versión latina de la Biblia, conocida como la Vulgata. La palabra griega ekklesiastés significa un miembro u orador de la asamblea. Esta es una traducción del título hebreo gohélet, el cual es el participio femenino del verbo gahal (reunir) y se relaciona con el sustantivo gahal (asamblea). La idea es de uno que se dirige a la asamblea y que es un predicador o maestro. Desde los escrito de San Jerónimo, el la Vulgata latina, y posteriormente en las obras de Martín Lutero, Gohelét se traduce como predicador. Pero quizás sea más apropiado traducirlo "maestro" por dos razones: (1)-la naturaleza pedagógica de este libro. (2)- declaración del capitulo 12:9 que establece que gohelét " enseño sabiduría al pueblo.

No es fácil identificar el autor de este libro. Su nombre no aparece en esta obra. El se describe así mismo como predicador o maestro, hijo de David y Rey en Jerusalén. Dice tener gran sabiduría (1:16), muchas riquezas (2:8), logros sobresalientes en la construcción de edificios (2:4-6), muchos sirvientes (2:7). Por estas razones muchos eruditos judíos concluyeron que fue Salomón. Lutero dudó que salomón fuera su autor, pero en el siglo 19 se sostuvo que Salomón fue el autor de esta obra. Las similitudes internas entre este libro y Proverbios y los datos de 1 reyes 1-11, apoyan las ideas de que Salomón es el que escribió a Eclesiastés.

El libro producto del movimiento de sabiduría en Jerusalén, tiene su época de oro con Salomón. Los sabios de Israel fundamentaban su sabiduría en la revelación de Dios y no tanto en el razonamiento humano. Por consiguiente, la sabiduría no encaminada al hombre hacia la presuntuosa vanidad del conocimiento, sino que lo capacitaba para vivir una vida moral agradable a Dios. De ahí que el sabio de las escrituras da consejos para ayudar a ala gentes a tomar decisiones éticamente correctas, que corresponden a ala voluntad de Dios. Esta sabiduría, cuyo principio es el temor a Jehová, que es dada con el propósito de enfrentar adecuadamente los problemas de la vida en este mundo.

Algunos han atribuido al autor de esta obra como un pesimista extremo de la vida, quien sólo piensa en el juicio final, o como un hedonista craso, alguien que solo piensa en que los placeres mundanales son lo mejores que el se humanos pude buscar en este mundo. Otro ven en el autor a una persona sin ningún concepto de Dios, que no cree en la inmortalidad. Sin embargo, el enfoque en este libro y de su autor, es diferente. Hay cinco propósitos que dan la clave del tema y su interpretación:
1-El ser humano necesita aprender a tener temor reverente hacia Dios.
2-Necesita reconocer que tendrá que rendir cuenta a Dios.
3-Es importante colocar a Dios como el centro de la vida.
4-Debe mantener un balance en la vida.
5-Puede disfrutar la vida como un don de Dios.

Todo esto es posible cuando entendemos que Dios tiene un plan total para cado eventos o situación que nos ocurre en la vida, en ese sentido nos sometemos a ese plan y buscamos en Dios la interrogante que nos hacemos sobre el sentido de la vida.


-Todo es pasajero
-Vanidad de vanidades (2-3)

La palabra hebrea que se traduce como vanidad en este libro Literalmente significa vapor y aliento, expresando la idea de algo que es efímero, fugaz, transitorio; por lo tanto sin valor duradero. Esta es una de la expresiones más importantes del libro, la doble expresión de la palabra vanidades (21:2-3) es la manera de expresar el superlativo en hebreo. Vanidad de vanidades es, pues, la máxima vanidad concebible. La expresión hebrea (havel), traducida como vanidad, es usadas treinta y tres (33) veces en el libro, y significa vapor, aliento. La alusión es todo aquello que es pasajero, efímero, ilusorio e irreal en contraste con lo que es permanente, significativo y real. Qoelét presenta el carácter transitorio y sin sentido de las cosas en sí mismas. Encuentra que todos sus esfuerzos en vanos y su carrera por alcanzar el valor final de las cosas es tan fútil como querer atrapar el viento. El ser humano debe reconocer que sus actividades más grandes y sus logros más apreciados terminan en desilusión y vacuidad si no tiene a Dios como parte integral de su vida. (1:2-3)

La lucha sobre la buena sabiduría es discernir cual es el plan Divino. Ante la imposibilidad de hacerlo, surgen las frustraciones que resurtan en disilución y vanidad. Después de envolverse en la búsqueda insencensante del sentido de la vida, el autor concluye que todo es pasajero y que todo en Dios se encuentra el significado final de todo los que existe. Si el hombre concibe al mundo como un fin en sí mismo, la vida se torna en vanidad; pero si lo considera como un medio por el cual Dios le revela su amor, justicia y misericordia, entonces la vida tiene significado (2:25; 5;28-20-Biblia de Estudio caribe). La investigación puramente humana conduce a la conclusión de que nada vale la pena porque todo es vanidad.


Tediosidad del ciclo de la vida (1:4-7)

La naturaleza humana y la vida se repiten en sí misma en una sucesión monótona. Nada es nuevo. Los seres humanos nacen crecen se reproducen y mueren y así ese ciclo es repetido en este mundo. Las personas cambian constantemente, pero la naturaleza en su ciclo continuo permanece igual. Todo está en continuo movimiento, pero siempre haciendo lo mismo; el sol en el cielo, el viento en el aire, las aguas los océanos, los ríos en su curso en el campo. Por eso el autor establece un contraste entre la aparente permanencia de la naturaleza con su ciclo constante y la transitoriedad de la vida humana. (1:4-7)

Los seres humanos no pueden acudir a la naturaleza para hallar sentidos a su existencia temporal en la tierra. Tampoco pueden encontrar absoluta satisfacción en ella. El intento por comprender o expresar la actividad de la naturaleza produce frustración. Los ojo jamás podrán percibirlo todo ni el oído oírlo todo (proverbios. 27:20) este proceso resulta tedioso y fatigoso, almeno que el ser humano enfoque su corazón en el invencible en ves de fijarlo en las cosas creadas. Los filósofo estoicos afirmaban que todas existencia se repite a sí misma en el miso patrón. Por lo tanto, el futuro está controlado por experiencias fijas, repetidas e inescapables que determinan el destino humano. En contraste, el concepto Bíblico es que el ser humano puedan cambiar el curso de las cosas en las ejecuciones morales. La descripción del ciclo repetido de los eventos humanos es para destacar cuán transitoria es la vida debajos del sol. (1:8-11)


Camino de la sabiduría (1:12-18)

El autor presenta su nueva experiencia primero de una manera generalizada (12-18) y después con más detalles (2:1-11). En el Cáp. 1:12, cambia de tercera personas a primera persona, sugiriendo que el mismo estuvo envuelto en la búsqueda de la sabiduría. Aquí se ofrecen do puntos interesantes; (1)- se identifica al pueblo de Israel como el pueblo de Dios. (2)-Según el texto masorético, en ves de traducirse ''fui'' debe decir ''he sido''. Este cambio gramatical de a entender que al momento de escribirse el libro, el Autor es Rey sobre Jerusalén y desea que el lector lo identifique.

Según el texto Bíblico el autor posee una mente inquisitiva, Se dedicó al estudio sistemático. Investigo, exploró, busco e inquirió por todos lados, acerca de la raíz misma de todo asunto. Observó las actividades, conducta, política, y comunicación social. Hizo un arduo trabajo de análisis, investigación, serias reflexiones y ambas aplicaciones. No dejó nada sin examinar, pero notó que aparte de Dios el ser humano descubre muchos males, sin encontrar respuestas a todos los problemas humanos, por tanto todo es vanidad y aflicción de espíritu. El sabio dice que se engrandeció y creció en sabiduría y que su corazón percibió, se apropió de muchas sabiduría y conocimiento (2 crónica 9:5-7, 23). Además de la sabiduría el autor consideró también '' locuras y los desvaríos''. Estudió los contrarios a la sabiduría para comprender la verdad contrastándola con el error. También se encontró como insatisfactorio; la labor de la sabiduría es perdida, pues el hombre no puede controlar ni resolver todos los asuntos.

En (1:18) expresa la desilusión total que encontró en la sabiduría humana. Esta en vez de producir alivio, aumenta la el dolor. Por esto dice ''el que añade ciencia, añade dolor''. Mientras más conocemos de las experiencias, circunstancias y necesidades humanas, más nos damos cuenta incapacidad para resolverlas, Cuando el ser humano hace de la sabiduría y el conocimiento el todo de su vida, su vida se hace vana y vacía. Dios debe estar en el centro de todo lo que somos y hacemos. Aunque no entendamos todas las cosas, ni encontremos la solución a todos los asuntos humanos, si podemos confiar que nuestro Dios conoce perfectamente, esta en nuestro control y que a su tiempo nos revelará todas las cosas (Deuteronomio 29:29).

La investigación puramente humana conduce a la conclusión de que nada vale la pena. la sabiduría que solo es resultado del estudio y la intuición humana, jamás podrá comprender el plan Divino ni resolver los enigmas de la existencia humana. Por tantos todos sus esfuerzas terminarán en vanidad y frustración.

El sentido final de la existencia humana se encuentra en Dios. Si se concibe al mundo como un fin en sí mismo, la vida se torna en vanidad; pero si se considera como un medio por el cual Dios revela su amor y su justicia, en tonce la vida tendrá sentido y valor.

Necesitamos colocar la sabiduría y el conocimiento en su perspectiva y balance correctos. Esto nos ayudará a no tener un punto pesimista del mundo y de la vida, sino a ver en ellos las manos bondadosas del todo poderosas. No es que la vida que Dios nos ha dados sean vanos y sin significados, sino que cuando sacamos a Dios de ellos, nos quedamos desamparados, vacíos, sin valor, significados ni satisfacción en la vida.


Búsqueda de significado.Cáp. 2

Para que uno sea feliz su vida tiene que tener significado. La persona vive mientras experimenta una vida de significado y valor, y mientras tiene por lo cual vivir. Tanto como la experiencia de la persona se desvanece el significado, el valor y a la esperanza, ella comienza a dejar de vivir; comienza a morir.

La gente está tratando de hallar significado a la vida y no queda satisfecho con ser una pieza desconocida y dispensable en la sociedad. Esto explica porque porque muchas personas no están satisfechas. Quizás comen, duermen, tienen familia, casas, posesiones y experimentan algunos placeres, así como también experimentan muchas comodidades, pero eso no quiere decir que su vida tenga significado.

Una encuesta realizada por la Universidad Daito Bunka, del Japón, reveló que de 1,500 estudiantes de secundaria, el 50% de las muchachas y el 34 % de los muchachos ya habían pensado en suicidarse, quizás esto se debe a la falta de significado de su vida. Esta cifra no difiere de las demás naciones como; Europa, Francia, América y otras naciones. El aumento de suicidio por todo el mundo indica que cada vez son más las personas que se sienten infelices y renuncian a la vida.

En su empeño de que el ser humano encuentre la verdadera felicidad, el autor de esta obra insiste que hay una dimensión de la vida que transciende de las cosas, las actividades y la vida física en sí misma. Esta dimensión solo es posible mediante la relación de la criatura con el Creador. En ella el ser humano encuentra el verdadero valor y significado de su vida.

La sabiduría como fin en sí misma es inadecuada para darles sentido a la existencia humana (1:16-19). El bien supremo no consiste en la adquisición de vienes materiales o en darse la ''buena vida'', más bien se alcanza en la práctica de los buenos valores Espirituales (Mateo.6:19-34). Aunque tengamos alegrías y placeres en este mundo, no podemos olvidarnos que todo lo que el mundo nos ofrece son efectos temporales, su calidad es perecedera y su contenido es vano. Qohelét o el predicador como lo describe este libro, se entregó a los placeres de este mundo; se entregó al vino, licor, alcohol (vers. 3).Se entregó a estas cosas esperando ser dirigido por la sabiduría (vers.3), quiso experimentar abiertamente con los placeres y al mismo tiempo retener el control de sus pasiones la cual esto fue muy peligroso para su vida, pues las fuerzas del vicio y las pasiones arrastran aun más fuerte, si Dios no está en lustra vida.

El busco placeres, mujeres, las canciones y las posesiones quizás sin comunión con Dios.(2-3). Los versículo (4-5) hablan de casas, viñas, huertos, jardines, árboles frutales. 1ra reyes 7:1-18 habla de las diferentes casas que construyó y el 9-12 se mencionan los materiales costosos que usó, tuvo una oseción de poseer cosas. En esta vida mientras más se tiene más se quiere, También se dio a la fauna y la zoología (1ra reyes 4:33). Plantó viña (Cant. 6:2), Ideó su propio sistema de riego, adquirió multitudes de ganados vacuno y ovejunos ( 2Cron.7:5; 1 reyes 4:22-23), tubo oro y platas lo cuales fueron considerado como piedras en abundancia en Jerusalén. (1 reyes 10:27; 2 Cron.1:15; 1 reyes 10:14-29), Obtuvo cantores y cantoras. La expresión de los ''deleite de los hombre'', alude a los placeres sexuales y posiblemente al aren de concubinas de Rey. Las mujeres fueron su tentación principal y causa primaria de su ruina Espiritual (1 reye. 11:1-18). Además, disfrutó de una sabiduría y fama si igual (vers.9,10 ), (2 Cron. 9:5-6). Cual fue la ventaja o el provecho (1:3) la respuesta es que sin Dios en la vida no hay provecho algunos. No se debe poner los placeres y en los deleite si no es con Dios en nuestro corazón. Estas cosas pueden producir deleite y gozo, pero son temporales y al pasar dejan una estela de engaño y decepción, su corazón se desespera y (vers. 20) y pronuncia otra vez que todo es vanidad (vers. 21). ''Todas las cosas que llamamos los bienes de la vida: salud, riquezas, posesiones, placeres sensuales, honores y privilegio, se deslizan a través del dedos del hombre, a no ser que sean recibido como don de Dios y hasta que Dios no dé al hombre la capacidad de disfrutar de todo ello y de obtener satisfacción en ello''.

La vida solo puede disfrutarse a plenitud en comunión con Dios, el bien común no se encuentra en la vida ni en las cosas, sino en el creador. La vida es un Don Divino y Dios es el centro de la misma. La fe y el temor a Dios hacen la diferencia en nuestra vida terrenal. El temor nos ayuda a vivir en esta tierra seguros de que estamos con Dios y que les agradamos a El. Todo camino, esfuerzo por alcanzar la felicidad aparte de Dios es en vanos. La satisfacción que ofrece el mundo es fútil. Solo se puede encontrar satisfacción, alegría, y paz duraderas en Dios. Jesús dijo:'' Yo he venido al mundo para que tengan vida y para que la tengan en abundancias''.

Todo tiene su tiempo
cap. 3


La palabra traducida ''tiempo'' proviene de los conceptos hebreos eth y zeman que expresa la idea de los tiempos señalados, el momento apropiado, la oportunidad para que se realice alguna acción. El ser humano está controlado y limitado por el tiempo. Cada día tiene la misma cantidad de tiempo determinada de 24 horas. Dios nos ha dados el tiempo para que lo aprovechemos al máximos cada día, su valor es incalculable por que no puede ser recuperado ni repetido, ni se vuelve a vivir. El tiempo es pasajero, por eso es necesario que lo invirtamos sabiamente como podemos aprovecharlo bien, Dios nos pedirá cuentas como lo hemos invertidos Eclesiastés 3:11. Expresa que toda actividad humana tiene sus tiempos determinados. Por tanto debemos aprovechar bien el tiempo, porque los día son malos. Efesio 5:16.

En forma poética el sabio hace una lista de catorce actividades en pares, opuestas o contradictoria (3:2-8), comenzando con la entrada o salida de la vida. Todas las demás cosas suceden entre el nacimiento y la muerte:

(1)-Nacimiento y muerte: Nadie puede predecir el momento de su nacimiento o de su muerte, el día de la muerte está señalado y nadie debe apresurarlo o prolongarlo. (He. 2:27).

(2)- plantar y arrancar: existen temporadas fijas para las siembras, la poda y la cosechas que la única forma de conseguirlas es cooperando con la naturaleza. Jeremías 2:4 y Sofonía lo usan este apareado, aplicándolo metafóricamente a las naciones.

(3)-Matar y curar: Esta referencia parece contraritorio, de ningún modo se sanciona aquí el asesinato, sino que se reconoce la existencia de esta actividad sin pasar juicios sobre ella. Hay situaciones en la vida en que se hace necesario matar, por ejemplo: el sacrificio de un animal para alimento. Dios también llega el momento en que el decreta la muerte, También concede tiempo para curar o vendar las heridas. Las enfermedades están más allá del control humano y Dios interviene teniendo control absoluto de ella proyectando sanidad.

(4)-Destruir y edificar: Se refiere a la remoción de edificios en decaimiento o que ya no son convenientes, para hacer nuevas y mejores estructuras. Hay tiempos para destruir viejos muros, relaciones, o naciones (Jeremías 18:7,9).

(5)-Llorar y reír y (6)- endechar y bailar: Estas dos antitesis o contradicciones están estrechamente relacionadas y conllevan las ideas de los dolores y gozo que proporciona la vida. La endecha y el lamento se relacionan con los eventos de los versículos 2 y 3. El dolor y el quebranto que ocasiona la muerte, las enfermedades y la perdida de seres queridos o de cosas valiosas para nosotros, son partes de la vida. También hay momentos de risa y baile, tales como tales como la celebración de logros adquiridos, bodas, nacimientos de un bebé y muchas otras. Es necesario que aprendamos a confiar la vida a Dios, ya sea en tiempos de risas, bailes y gozos, tanto como en el dolor, la endecha y la desesperación.

(7)-Esparcir piedras y juntar piedras; y (8) abrazar y dejar de abrazar. L a primera antítesis tiene varias interpretaciones. Primera, tirar piedras en un terreno para hacerlo incultivable y juntarlas para cultivarlo. Segunda, el acto matrimonial y la abstinencia del mismo, lo cual es paralelo con ''abrazar y dejar de abrazar'' si se refiere a un abrazo romántico. Auque esta interpretación metafórica es aceptado por muchos, es de notar que la otra antítesis es tomada literalmente y no como metáfora, es decir como una comparación. Tercera, esparcir la piedra de un edificio viejo y juntar piedras para la construcción de uno nuevo. Probablemente se refiere a recoger piedras para algún propósito definido tal como limpiar de piedras la viña (Isaías 5:2).

(9)-Buscar y perder; y (10)-guardar y desechar: Expresa el deseo humano por adquirir nuevas cosas. Con la adquisición de cosas nuevas llega también el tiempo para guardar o desechar otras. La primera cláusula de un tiempo apropiado para buscar riquezas y un tiempo prudente de sumisión para aceptar la perdida de las mismas. Contrario a la segunda cláusula, la perdida de la primera esta fuera del control humano, mienta que en la segunda es voluntaria. Hay veces cuando perder es realmente es ganancia (Juan 16:7) y hay cosas que no valoramos hasta que están más allá de nosotros mismos. El que es prudente guarda bien lo que ha adquirido. Pero hay ocasiones en que más sabio privarnos de algunas cosas para asegurar cosas o fines más importantes (Jonás 1:5; Hechos 27:18, 19,38).

(11)-Romper y coser: Era costumbre desgarrar lasa vestiduras como símbolo de lamentación o gran disgusto (2 Samuel 1:11; 2 Reyes 5:7; 22:19). Lo apropiado era volver a coser la vestidura cuando pasaba el problema.

(12)-Callar y hablar: Hay tiempo en que es mejor permanecer en silencio en medio de la adversidad (2 Reyes 2:3,5), aunque el silencio del dolor profundo puede intimidarnos (Job 2:13; Salmo 39:2). Pero hay ocasiones en que la tristeza del corazón debe hallar palabras para expresarse (2 Samuel 1:17) y clamar a Dios. Pero hay ocasiones en que necesitamos decir algo y decirlo bien. Uno tiene la responsabilidad de declarar sus convicciones, de ser fiel a su carácter y a su herencia, hablando la verdad aunque otros se ofendan.

(13)-Amar y aborrecer: Los humanos enfrentamos situaciones en que somos motivados al amor o al odio (Salmo 105:25; Éxodo 11:3almo). Ambas son fuertes emociones humanas y la líneas que las dividen son muy endeble. El amor puede tornarse en odio. Mientras más sincera y profundamente se ha amado, m0s fiero y detestable puede ser el odio que resulta principalmente en caso de infidelidad.

(14)-Guerra y Paz: Cuando la tiranía atropella los derechos de la humanidad, es tiempo para la guerra, vivimos en tiempos volátiles en los cuales cada quién lucha por sus propios intereses y derechos y fácil mente se lleva a otro juicio. en medio de la turbulencia de los tiempos, el creyente es llamado a ser pacificador, promotor de la paz de Dios y la paz unos con otros.


Apropiado a su tiempo (3:9-11)

El autor alude a a la pregunta del capitulo 1:3; afirmando de que provecho se saca de todas estas actividades, ya que todo tiene su tiempo y Dios está en control del mismo, es inútil para el ser humano cambiar los tiempo, las circunstancia, y los sucesos. Las antítesis mencionadas (2-8) se anulan una de la otra, dejando al ser humano sin nada, vacío. Por lo tanto este tiene que aceptar los tiempos ordenados por Dios. El autor llega a dos conclusiones que eliminan la vacuidad de la vida (v, 11). La primera es que Dios ''todo lo hizo hermoso en su tiempo'' esto no se refiere a la creación original, la cual El declaró como ''muy buen'' (génesis 1:31), sino a las luchas a las luchas y trabajos mencionados en el versículo 10. Aun las actividades de los versículos 2-8, cuando son vista como parte integral de un plan Divino para el mundo, cobrando belleza y armonía, pues Dios ajusta cada cosa en su tiempo y lugar apropiado. La segunda conclusión es que Dios ''ha puesto eternidad en el corazón de ellos'' Esto significa que Dios ha dado al ser humano una percepción de la eternidad. Entonces el ser humano no es meramente una criatura del tiempo. Dentro de el está aquello que trasciende el tiempo y lo eleva ''por encima del sol'' del plano meramente humano. El ser humano puede ver los propósitos elevados y santos de Dios en un plano vertical y no meramente horizontal. Pero es finito y no puede ver todo el cuadro del plano Divino. Su vida se debate entre el tiempo y lo eterno; entre el hoy y lo perpetuo. No obstante, puede hallar lo eterno en el hoy, si entra en relación con el Dios eterno.


El bien de la vida (3:12-15)

Dios planeó nuestra vida de tal manera que colocó en ella un vacío que solo El mismo puede llenar. El propósito es que le busquemos a El. No hay peor infierno en la tierra que vivir sin Dios. Solo El puede darnos una perspectiva correcta de la vida. Otra vez, Qohélet o el predicador específico que la vida y todos sus ‘‘bienes’’ proceden de la mano de Dios. Cuatro dones son mencionados: (1)-Alegrarse; solo Dios proporciona la perspectiva y esperanza renovadoras necesarias para mantener una vida llena de gozo. (2)- Hacer bien en la vida: la vida de Dios que abunda en nosotros nos ayuda para hacer bien a otros, sin que se nos dé gracias, ni se nos reconozca o aplauda por ello. (3)-Para comer y beber: El apetito y la capacidad para dormir y descansar son dones Divinos. (4)-Que goce el bien de toda su labor: Nuestro esfuerzo no son en vano; hay esperanza para nuestro trabajo.

En (3:14-15) se ve la calidad de la obra de Dios. Primero, su obra es perpetua. El hace nada superficialmente. Sus obras son sólidas, firmes y seguras. Si es Dios permanecerá (Hecho 5:38-39). Segundo, es cabal y completa, no puede añadirle nada, pues nada le hace falta, ni se le puede quitar cosa alguna, porque es perfecta y nada tiene en exceso. A Dios nunca se le quedan cortas las cosas, ni llegan demasiado pronto o tarde, ni son excesivas ni les falta nada. Tercero, pacientemente Dios repite las cosas hasta que las aprendamos. Solo El puede restaurar el pasado, porque vive en un eterno presente. El puede recrear cosas pasadas que han desaparecido de nuestra vista y mente, si El puede traer esto, también puede traer el pasado al presente y confrontarnos con nuestros propios hechos en juicio final.

Todas las cosas son mejores en el tiempo apropiado de Dios. La vida nos presenta muchos sinsabores y contradicciones, pero esto no dura para siempre. A su tiempo Dios nos dará alegría y contentamiento. Debemos reconocer y aceptar el plan de Dios para nuestras vidas. No es posible entender el plan de Divino en su totalidad. Pero podemos confiar en que Dios nos revelará lo necesario y nos guardará firmes en lo que no conocemos ni entendemos. Ahora es el tiempo de resolver lo concerniente a la eternidad. Dios le ha dado capacidad al ser humano para trascender el tiempo. Esto es importante cuando se centra en relación con el Dios de la eternidad. Solo cuando la vida temporal se coloca en perspectiva de la eternidad, obtiene seguridad, valor y significado.


Injusticias de la vida(Lesión 4)

 En esta sección el sabio habla de opresión, injusticia y de seres humanos que se comportan como bestias. además se confronta con los problemas de la vida solitaria y la ilusión de la gloria o popularidad humana. todos hemos sido afectados por situaciones como éstas algunas vez en nuestra vida. Algunas de las situaciones más difíciles de tratar son las injusticias y las opresiónes. El autor nos hace algunas reflexiones que nos eliminarán las situaciones necesariamente, pero nos ayudarán a enfrentarnos a ellas con más determinación y esperanza.
 
-Atodos los juzga Dios (3:16-22)
-Injusticia e impiedad (3:16-18)

Dios tiene un hermoso plan para cada ser humanos. Necesitamos aceptar y ajustarnos a ese plan en el tiempo apropiado de Dios. Aun cuando no entendamos todo el plan que El nos da. en esta sección el autor expone realidades que tienden a negar la tesis del plan divino: Hay impiedad en la cortes: (3:16-17); los hombres y las bestias mueren por igual (3:18-21); existe muchas opresión (4:1-3); los seres humanos viven como rivales (4:4-6); se hallan aislados (4:7-12); y la popularidad es temporal (4:13-16). La primera realidad es que la injusticia y la iniquidad han tomados el lugar de la justicia. ''La palabra iniquidad'' implica que la injusticia a sido torcida y los derechos humanos han sido pervertidos. Las cortes, que deben ser lugares de juicios y justicia, han pervertido su función. Hoy días, La corrupción en los que ocupan puestos públicos es evidente. Muchos representante de la justicias son los primeros que la violan. Existen jueces que son objetos de grandes escándalos sociales; policía corruptos y abusadores; político que juegan con los sentimientos del pueblo. El juego legal de los abogados implica que lla no es cuestión de si uno tiene una buena defensa, sino en la mayoría de las veces, si cuenta con el dinero suficiente para comprar el abogado que necesita. Dios instituyó a los tribunales humanos como lugares en los cuales hallar socorro, pero vemos la facilidad con la que inocentes son condenados y criminales son absueltos. Pero ?como podemos enfrentar las injusticias?. La respuesta está en una justicia superior: La justicia equitativa de Dios. Hay consuelo y esperanza, pues por encimas de los tribunales humanos está el supremo tribunal del universo y Dios el Juez justo, está sentado en El. Varias enseñanzas se derivan del versículo 17:1. (1)- La injusticia no durará para siempre; solo el tiempo que vivamos ''debajo del sol''. (2)- El anhelo humano de justicia y equidad no siempre se soluciona ''debajo del sol'', el plano humanista horizontal, sino en el plano vertical, ''por encimas del sol'', Es decir, la respuesta está en Dios. (3)-Dios llamará a juicio y no pasará por alto la injusticia. El injusto no se saldrá con la suya. Aunque no se detecten sus hechos en la tierra, serán sacados a la luz en el gran día del juicio (Apocalipsis 20:12).


Los humanos y las bestias
El pecado entontece y deshumaniza. El ser humano en pecado está en un estado natural o animal, pues vive lejos de Dios y pervierte la imagen divina con la cual fue creado (1 corintios 2:14; Salmo 49:12,20; 73:22). El juicio contra los injustos será en el futuro. Mientras tanto, Dios permite y tolera las situaciones de injusticia por dos razones: (1)-(ves. 18). Para probar a los hijos de los hombres, dándole oportunidades para escoger el bien o el mal. El efecto de esta espera es doble: Endurece los corazones de los impíos en impenitencia (8:11) y fortalece la fe del justo, ayudándola a perseverar (Daniel 11:35; Apcalipsi 22:11). (2)- ''para que vean que ellos mismos son como bestias'' (Eclesiastés 3:18). El ser humano, aparte de su relación con Dios y la esperanza del futuro, no es más que los animales. En esto es totalmente impotente, pues aunque quiera no puede superar esa condición impuesta por su naturaleza pecaminosa. El autor señala tres semejanzas entre el ser humano y los animales (19,20). (1)-Ninguno es capaz de superar la ley que controla sus vidas naturales. Ambos tienen ''un mismo suceso'' y no pueden disponer los eventos de su vida según su propia voluntad y placer. (2)-No ''tiene más el hombre que la bestia''; es decir no es superior, porque cualquier posible ventaja es anulada en la muerte. Ambos mueren por igual. Su capacidad de pensar, planificar, convencer, y la grandeza de sus habilidades y destreza, son nada a la llegada de la muerte. Ambos mueren por igual. La muerte lo pone en el mismo ni el. ‘‘Una misma respiración tienen todo'', o sea, tienen el mismo aliento de vida. Ambos participan de la vida como un don de Dios (Génesis 2:7); Salmo 104:29). (3)- ''Todo va al mismo lugar'': al polvo. El cuerpo humano y el de los animales son hechos de lo mismos ingredientes químicos que la tierra. Al final de las vidas ambos mueren por igual y sus cuerpos regresan y se desintegran en el polvo (Génesis 3:19; Salmo 104:29; 146:4).

El autor se refiere a la muerte física en 3:20. En el 3:21 alude al destino de la muerte espiritual. En este punto, el Autor ni afirma ni tampoco niega el destino del espíritu humano, ni la vida después de la muerte. Muchos han tomado este pasaje para enseñar que no hay distinción eterna entre los humanos y los animales. Afirman que vivimos como las bestias y morimos como ellas y que la tumba es el fin de todas las cosas. Pero el autor de esta obra sí cree en una diferencia eterna. El cree en el juicio final y establece que los justo e injustos serán juzgado por Dios. En 11:9 y 12:14 declara que Dios juzgará todas las obras humanas. Categóricamente afirma que al morir ''el espíritu va a Dios'' (12:7). Las decisiones morales que que el ser humano haga tiene importancia, por tanto, uno no debe vivir como le place.

El Autor concluye que la alternativa mejor para el ser humano es tratar de encontrar goza en su trabajo y en su vida diaria (verso 22) Esto es posible cuando su perspectiva de la vida es vertical y no meramente horizontal, sabiendo que al final Dios evaluará su vida y su obra. Una de las insistencias del libro es que debemos disfrutar de nuestro trabajo...



lunes, 31 de agosto de 2009

Comentario sobre el sufrimiento de Jesús segun lo presenta la pelicula de Mel gibsoN



Mel Gibson en la película La Pasión de Cristo presenta un Cristo sangriento: una crucifixión barbárica dentro del mundo violento. ¿Este es el cuadro completo? ¿Es nada más que tortura, sangre y muerte dolorosa? ¿Qué pasó realmente en Gólgota?
El estudio de los datos en los evangelios muestra algo más profundo y enigmático de lo que se ve en el cine. El sufrimiento de Cristo era mucho peor de lo que la gente de los efectos especiales lo representaba.


El propósito de este estudio es examinar la experiencia de la muerte de Jesús según los datos del evangelista, Marcos. Aunque su evangelio es el más breve de los cuatro, todavía presenta un panorama complejo de angustia. Así es la experiencia de sufrimiento humano: una variedad de penas.



Humillado delante del mundo


Cristo anunció en su primer sermón, “El reino de Dios está cerca” (1:15) y hablaba de sí mismo como rey (15:2). En contraste en su muerte se ve la humillación de Jesús de varias maneras: Débil en cuerpo (Mar. 15:21, 23); casi desnudo, (15:23); burlado e insultado (15: 16-18, 26-32); colgado entre bandidos, (15: 27); y, crucificado (15: 25-37). La crucifixión era reservada para la basura de la sociedad: esclavos y ladrones colgados en un lugar público.



La tormenta sicológica


Mucho era nuevo y terrible en la experiencia de Cristo: Dejado sólo, la pena de ser azotado, el sentido de ser abandonado por su Padre y la cruz. No había la colaboración de sus amigos: “Todos ustedes me abandonarán ” (14:27). Incluso Pedro negó conocer a Jesús repetidamente (14: 30; 66-72). Cuando Cristo estaba angustiado (14:34), nadie estaba a su lado (14:37, 40). El traidor es “uno de los doce” (14:43) y la señal era un beso (14:44). Es como expresa el Salmista: “Si un enemigo me insultara, yo lo podría soportar… pero lo has hecho tú… mi compañero, mi mejor amigo… con quien convivía en la casa de Dios”. (Sal. 55:12-14).


Cristo sabía que algo aterrador iba a pasar en su vida. Repetidamente predice su sufrimiento y muerte (Mar. 8:31; 9:31; 10:33-34). Horas antes del evento, oró “Padre… no me hagas beber este trago amargo.” (14:36). La anticipación de una experiencia espantosa es una tormenta, una tortura sicológica.



Apenado por la injusticia


Los judíos tanto como los romanos hicieron injusticias para matar a Jesús. La gente religiosa encargada de enseñar y defender lo recto, los jefes de los sacerdotes y el Sanhedrín, “buscaban alguna prueba contra Jesús para condenarlo a muerte… muchos testificaban falsamente contra él… ni aún así concordaban sus declaraciones” (Mar. 14:55-59). Pero Jesús recibió la sentencia, “todos ellos lo condenaron como digno de muerte” (14:64).


Ante la autoridad romana encargada de mantener la paz y la justicia, el procurador Poncio Pilato, el caso de Jesús parecía sin razón (15:1-9, 15). Pero dejó en libertad a Barrabás un hombre justamente acusado de homicidio en una insurrección (15:7,15) y al pedido de la multitud, crucificó a Cristo en su lugar (15:12-15). Sí cualquier hombre se siente apenado cuando sufre injusticia, ¿Cómo sería para él quien vino a amar a la humanidad? (6:34, 8:2).



La pena intensa de la cruz


El arresto de Cristo era por medio de “una turba armada con espadas y palos” (14:43) aunque era obviamente innecesario (14: 48, 49) pero servía para indicar sus propósitos violentos. Dentro de pocas horas fue azotado (15:15) que es una forma de tortura y castigo de intensa pena con la piel rasgada en lazos. Marcos no dio los detalles pero fue conocido como algo horrorífico.


Cristo como carpintero y después evangelista itinerante, era un hombre en buenas condiciones físicas. Pero su castigo físico era al nivel que era imposible para él cargar el trasversal de la cruz (15:21).


Medicamente la pena de la crucifixión era inmensa con el cuerpo suspendido por clavos en las manos y los pies. Por razón de la proximidad de los clavos con el sistema nervioso cada respiro causaba dolor intenso en el crucificado. El condenado es dejado por horas con un poco de soporte en las caderas para extender la tortura.



Abandonado por Dios


Cuando Jesús gritó, “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (15:34), la palabra desamparado es decir abandonado e indicaba que era complemente dejado por su Padre. Es una separación que ninguno de los evangelistas explica, aunque este misterio fue anticipado por el tipo de Cristo, David (Sal. 22:1).



¿Qué pasó en la muerte de Jesús?


Marcos indica que algo anormal pasó en la muerte de Jesús. Hubo oscuridad por 3 horas, (15:33), que en la mente romana era como una señal de un mal augurio. También fue rasgada la cortina del templo, de arriba abajo (15:38). Ambos eventos indicaban la mano de Dios.


Es curiosa la manera en que Jesús murió. Marcos dice “lanzando un fuerte grito, expiró” (15:37). Alguien muriendo crucificado usualmente sucumbe por asfixia. El cuerpo está colgado, y los pulmones están bajo presión y finalmente la persona no respira y muere. En estas condiciones es imposible gritar fuertemente.


Entonces parece que su muerte no era por causas típicas de brutalidad, como representa Mel Gibson. Algo más profundo estaba pasando. Antes de su muerte, Marcos usa una frase interesante, “el que lee, que lo entienda” (Mar. 13:14).


La muerte de Jesús es más que una crucifixión sangrienta. También es más que una complejidad de las torturas físicas y sicológicas. Los lectores que leen con entendimiento notarán que antes Marcos especificó la razón de su muerte, “el Hijo de hombre vino… para dar su vida en rescate por muchos” (10:45).


Cuando fue crucificado estaba sufriendo más que tortura, dolor y asfixia. Marcos no está representando la muerte de un preso sino una expiación para salvar a otros. Como dice otro comentarista, “Cristo fue ofrecido en sacrificio una sola vez para quitar los pecados de muchos” (Heb. 9:27).


Si uno tiene mil veces el presupuesto de La Pasión de Cristo todavía sería imposible mostrar que pasó en Gólgota.

viernes, 21 de agosto de 2009

LUCHAR POR LO QUE UNO QUIERE




Luchar, esa es la cuestión hoy en día. En un mundo donde los valores se perdieron hay que poner todo de cada uno para afrontar las dificultades que se nos pueden presentar. Y ¿qué significa luchar? Significa alcanzar los objetivos que uno se propone para lograr una satisfacción que te haga sentir bien; pleno. Si los objetivos no se cumplen hay que dejar en claro que dejaste todo y que transpiraste la camiseta como nunca para tratar de alcanzarlo. La esperanza juega un papel fundamental ya que para luchar por lo que uno quiere hay que tener mucha fuerza para encarar lo que se presente.

Existen temas muy importantes que tienen relación directa con el titulo de este texto. Uno de ellos es el noviazgo. Primero es importante saber qué significa. Yo lo definiría como el comienzo de una etapa diferente en la vida. Es diferente porque las cosas que te pasan las podes compartir con la persona que te acompaña y por la cual sentís algo especial. Es el comienzo de una etapa porque a medida que pasa el tiempo la pareja va creciendo y madurando hasta alcanzar una plenitud donde el AMOR sea único. Pero no todo es alegría, existen discusiones, peleas. Acá es donde hay que sacar pecho y afrontar lo que sigue. Si la pareja se da cuenta que el AMOR no es el mismo, ambos deberán luchar por recuperarlo, por ende deberán luchar por lo que quieren: ESTAR JUNTOS.

Anteriormente hablé de condimentos dentro del noviazgo. Uno de ellos, ya nombrado, es el AMOR. Creo que es la base de una relación junto con el Respeto. Me parece increíble que, a mi juicio, dos palabras sean el centro de una relación pero la realidad es así y hay que aceptarla. Con respecto al AMOR me atrevo a decir que es TODO; sí TODO. Es jugarte por la persona que amas con toda tu alma y por la cual lucharías hasta la muerte, es entregarte al otro sin condiciones, es casarse ante la atenta mirada de Dios y tener la posibilidad de formar una familia. Al Amor se lo relaciona con muchas palabras pero hay una que es esencial: RESPETO. El mismo significa tener una comunicación fluida y madura con tu pareja y no hacerla sentir mal, por el contrario hay que tratarla como lo que es: TU NOVIA/O. Es importante ponerse límites. Pero, ¿quién pone esos límites? Uno mismo debe darse cuenta de los errores, y para no volver a cometerlos debe pensar dos veces antes de actuar porque sino no hay límite que valga.

Para terminar con este tema es muy importante dejar dos frases que resumen todo:

1.
Ama a tu prójimo como a ti mismo”
2. “Mientras haya amor seguí luchando incansablemente.”

Para terminar quiero que sepan, los que lean esto que no se resignen en nada porque la ESPERANZA y la LUCHA van de la mano y si uno de los dos se pierde nada tendrá sentido. Por eso con la ayuda de “El de ARRIBA”:

“Lucha por lo que quierés, no te vas a arrepentir”


Por Gonzalo Serantes

viernes, 7 de agosto de 2009

MITOS DE LAS MALDICIONES GENERACIONALES


. (Primera Parte)
La enseñanza principal de esta herejía está enfocada en que las cosas malas que nos suceden son consecuencias de los pecados de nuestros antepasados: enfermedades hereditarias (Diabetes, Obesidad, Hipertensión Arterial, Cáncer, etc.), intentos de suicidio, divorcios, infelicidad, miseria, ruina, desviaciones sexuales, idolatría, etc.

Según esta teoría las cosas adversas que nos suceden se deben a maldiciones que nos llegaron por pertenecer a un grupo familiar cuyo árbol genealógico fue infectado por la iniquidad.

Los que enseñan acerca de la maldición generacional dicen que los delitos de una persona fueran genéticamente trasferidos a todos sus descendientes. La gente no sólo hereda la naturaleza pecaminosa de sus antecesores (la tendencia que todos tenemos de rebelarnos contra Dios), sino que también adquieren la maldad acumulada de sus antecesores.

Como resultado, Dios los culpa, no sólo por sus propios pecados, sino también por los pecados de sus antecesores. Además, Satanás tiene derecho a seguir manteniendo un reclamo legal contra los creyentes que no han tratado de una forma eficaz con sus maldiciones generacionales, resultando en fracaso, violencia, impotencia, profanidad, obesidad, pobreza, vergüenza, enfermedad, aflicción, temor, y aun muerte física.Los proponentes de la maldición generacional luego dirigen su enseñanza a su próximo paso lógico. Ellos concluyen que la sangre de Cristo fue derramada por los pecados de cada persona, pero que deben dar un paso adicional para quitar la trasgresión que hayan heredado de sus antecesores.

Se requiere este paso adicional para que una persona sea liberada de las ataduras que la mantienen cautiva al pecado de sus antepasados. Este procedimiento involucra una elaborada ceremonia que consiste en investigar y enumerar los pecados de sus antecesores hasta la cuarta generación, confesando los pecados por ellos, recitando oraciones y declaraciones recomendadas, rompiendo personalmente esas supuestas maldiciones.Concepto erróneo de iniquidad:Casi todos los maestros de la maldición generacional basan su enseñanza en alguna combinación de Éxodo 20:5,6; 34:6,7; Números 14:18; y Deuteronomio 5:9,10. Cada uno de estos textos contiene las palabras: “visitar la maldad (o iniquidad) de los padres sobre los hijos…hasta la tercera y cuarta generación.La palabra clave de esta falsa enseñanza se encuentra en la palabra “iniquidad”.

Según ellos, este término es una referencia a pecados graves que atan a personas aun después de convertirse. Estas iniquidades son identificadas como ataduras heredadas de los antepasados.

La palabra hebrea “Avvon” que es traducida como “iniquidad “, no es equivalente a “pecado”. Según El Diccionario hebreo Talmúdico de Strong: *5753 y *5771: “iniquidad” significa: malos hábitos” sinónimo de “mala conducta”Lo que tenemos que tener claro es que el término en hebreo que se utilizó en Éxodo 20:5 para referirse a la maldad es el mismo que se usó en 34:7 para hacer referencia a la iniquidad.

Dicha iniquidad mencionada en estos textos se refiere a problemas de conducta que se aprende y no es algo genético que se hereda, evidentemente la conducta externa de los padres tiene influencia sobre los hijos, el ejemplo bueno o malo de los padres afecta a los hijos, pero esa está muy lejos de decir que son pecados que son heredados, lo que si es transferible desde el punto de vista genético son las enfermedades lo cual ha sido demostrado por la ciencia, como médico le aseguro que una sesión de exorcismo por maldición generacional no lo va a librar de la herencia de la Diabetes por ejemplo si usted no lleva un estilo de vida sano.

Entonces la palabra iniquidad y maldad mencionados en estos textos bíblicos se refieren a la influencia parenteral sobre sus hijos y no a la maldición generacional.Concepto erróneo de maldición:Otro concepto errado es el concepto de maldición que estos predicadores manejan está relacionado con los poderes mágicos de la superstición pagana, equivalente a un hechizo o un encantamiento que llevado al ridículo es similar al embrujamiento que convirtió al hermoso príncipe en un sapo. Este tipo de mito no existe.

La gente involucrada en la brujería, la santería o el vudú manejan estos conceptos mientras clavan agujas en un muñeco, le suenan la maraca al enfermo o bailan alrededor del “cliente” sacudiendo la pobre gallina.La palabra “maldición” tampoco aparece en ningún lado en estos textos bíblicos. Ellos quisieran ver la palabra “maldición” en lugar de “maldad”, pero ni el lenguaje ni el contexto les permite forzar el concepto dentro del pasaje. La palabra de Éxodo 20:25 es ‘âwon (generalmente traducida al español como iniquidad, maldad,), mientras que maldición es ârar.Como vemos, tanto el castigo como la maldición sobre las generaciones venideras están ausentes del pasaje. Otro error de los maestros de la maldición hereditaria es ignorar totalmente el resto del pasaje, donde se enfatiza la misericordia de Dios sobre los que le aman y guardan sus mandamientos. Esto, automáticamente cancela cualquier pretensión de que un cristiano esté marcado por una maldición ancestral y deba ser liberado de ella.En la Biblia vemos que sólo Dios tiene el derecho y el poder de invocar una maldición (Deuteronomio 28:15-68), aunque en ciertas ocasiones concede a los humanos el derecho de pronunciarla, pero siempre con su aval (Génesis: 27:29). Si bien cualquiera puede proferir una maldición con sus labios, de ahí a que se cumplan hay un largo trecho.

El Proverbio 26:2 establece que una maldición dañina dirigida hacia una víctima inocente es totalmente inefectiva. El único que maldice de verdad, vale la pena repetirlo, es Dios.

La maldición de Dios, aunque el término suene feo por la fuerza de la costumbre, es una revelación de Su justicia que afirma Su derecho a exigir completa obediencia de los humanos.

El único que realmente se reserva el derecho y poder de maldecir es Dios. Pero una maldición de parte de Dios es totalmente diferente al concepto pagano-mágico de la palabra. El primer uso de la palabra hebrea ârar ocurre en Génesis 3:17 (maldita será la tierra). Es un pronunciamiento de juicio sobre aquellos que quebrantaron un pacto.

Maldición, en el contexto bíblico, es una expresión de la justicia de Dios que se aplica sobre alguien o algo como consecuencia de una decisión personal e intencional de desobediencia contra Dios, y que el hombre toma haciendo uso de su libre albedrío. Dios, entonces, pone distancia entre El y el pecado.

No hay evidencias bíblicas ni históricas respecto a la maldición generacionalLa frase “maldición generacional” o cualquier otra frase similar nunca aparecen en las Escrituras, no se encuentra en ninguno de los Testamentos. Esto en sí no es suficiente para desechar la enseñanza como no bíblica.

La palabra Trinidad no aparece en las Escrituras, pero refleja precisamente la enseñanza bíblica respecto de Dios. No obstante, el hecho que la frase maldición generacional no se encuentre en las Escrituras debería alertar a los creyentes con criterio sobre la necesidad de ser cuidadosos en este asunto. Debe haber pruebas convincentes cuando se estudia todo el consejo de Dios.El concepto de maldición generacional no se halla en las Escrituras. Cuando se lee Éxodo 20:5 y 34:6,7, etc., en su contexto del antiguo Cercano Oriente, y se interpreta propiamente, se elimina por completo la posibilidad de que estos textos apoyen la enseñanza de maldición generacional.

Las pruebas de diagnostico, los rituales, y las oraciones recomendadas por aquellos que enseñan la maldición generacional no se encuentran en las Escrituras. No hay tales pasos en la Biblia, la cual es nuestra única regla para asuntos de fe y práctica.

Si las maldiciones generacionales fueran una realidad, Dios habría dado las debidas instrucciones en las Escrituras respecto a cómo tratar con este problema.Tampoco hay evidencias en la historia del iglesia cristiana sobre el tema, los apóstoles, ni los padres de la iglesia, ni lo líderes de la reforma lo mencionan; los escritos de estos temas aparecieron en los años ochenta en los libros de Peter Wagner, Derek Prince, Rebecca Brown y otros maestros contemporáneos.

Como es posible que en la Biblia ni los principales líderes de la iglesia por mas de 1500 años no hayan mencionado tan importante tema para el crecimiento y éxito de los cristianos. La guerra espiritual y la doctrina de la prosperidad van tomadas de la mano. Además, otras fuentes de ganancias para ellos además de la publicación de una lista interminable de libros en el tema son las conferencias o seminarios para romper maldiciones hereditarias, cuyo costo no baja de entre los cien y doscientos dólares por cabeza en los EEUU. 

Herejías en la enseñanza de la maldición generacional:¿Qué daño hace tomar livianamente las Escrituras y decir algunas oraciones extras? He aquí una lista incompleta de los efectos perjudiciales de la maldición generacional.1. Niega la suficiencia de las Escrituras y requiere que se añadan a la Palabra de Dios pruebas, rituales, y fórmulas generadas por el hombre (compare 2 Timoteo 3:15–17; 2 Pedro 1:3–8).2. Niega la perfecta obra de Cristo en la Cruz.3. Tergiversa el evangelio de Cristo (véase Gálatas 1:6–9).4. Niega la enseñanza bíblica de la responsabilidad personal.

La popularidad de la doctrina de las maldiciones generacionales se centra en la corriente de la psicología moderna, se rehúsa a aceptar responsabilidad por sus propias faltas y pecados.

Los cristianos, en muchos casos, nos negamos a aceptar la verdad bíblica de que somos tentados de nuestra propia concupiscencia y ni aun el diablo puede obligarnos a pecar (Santiago 1:14). Hoy la iglesia, en gran parte, colabora en el plan de victimización de la sociedad moderna.

Todo el mundo es una víctima, ya sea de las circunstancias, de nuestros padres, del ambiente, de la herencia genética, de la sociedad, etc., y si bien en algunos casos puede haber una medida de verdad en esto, la tendencia general es a pensar que nadie es responsable por su propia conducta.

Esto no es verdad, de lo contrario la Escritura nos ha mentido en un sin número de pasajes que nos exhortan a una conducta santa, y que vamos a dar cuenta ante el Tribunal de Cristo. Dios no cree en el dicho “El Diablo me hizo hacerlo.”5. Nos acerca un paso más al paganismo de la nueva era del que fuimos llamados.6. Pone exagerado énfasis en la obra del hombre, y da vueltas a la idea de una relación con Dios basada en las obras.Continuaremos con la Segunda parte.Dios les siga enriqueciendo en fe y conocimiento.Esta investigación fue realizada y editada por el Dr. Jesús María Yépez; quien es Médico Cirujano, Doctor en Teología, Pastor y Profesor de Biblia y Teología en el Seminario Teológico Alfa y Omega. Puerto Ordaz, Venezuela.




EL MITOS DE LAS MALDICIONES GENERACIONALES(segunda parte)




(segunda parte)
En la Primera Parte vimos como la Biblia claramente no habla de Maldiciones Generacionales. Vimos además una lista incompleta de los 6 efectos perjudiciales de la maldición generacional.

Las Escrituras nos enseñan que cada persona es responsable de sus propios pecados y que ninguno pagará por los pecados de sus padres:

Jeremías, un contemporáneo de Ezequiel, habló a los judíos en Jerusalén: “En aquellos días no dirán más: Los padres comieron las uvas agrias y los dientes de los hijos tienen la dentera, sino que cada cual morirá por su propia maldad; los dientes de todo hombre que comiere las uvas agrias, tendrán la dentera” (Jeremías 31:29,30).

Estos pasajes son claros. En efecto, este es el principio de que las Escrituras interpretan las Escrituras: los pasajes difíciles deben ser interpretados a la luz de pasajes más claros, como estos de Ezequiel y Jeremías.

Es importante notar que no todos los judíos en esos tiempos trataban de culpar a los demás. Aunque tuvo las mismas pruebas del cautiverio en Babilonia, el profeta Daniel mostró una actitud opuesta a sus contemporáneos en Judá y Babilonia. En vez de culpar por su destino a sus antecesores, como hacía el público oyente de Jeremías y Ezequiel, él aceptó su propia responsabilidad personal y la de sus contemporáneos por el juicio que había caído sobre ellos.

Él escribió: “Y oré a mi Dios e hice confesión diciendo: Ahora, Señor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la misericordia con los que te aman y guardan tus mandamientos; hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas . . . Tuya es, Señor, la justicia, y nuestra la confusión de rostro, como en el día de hoy lleva todo hombre de Judá, los moradores de Jerusalén, y todo Israel, los de cerca y los de lejos, en todas las tierras adonde los has echado a causa de su rebelión con que se rebelaron contra ti.

Oh Señor, nuestra es la confusión de rostro, de nuestros reyes, de nuestros príncipes y de nuestros padres; porque contra ti pecamos. De nuestro Dios es el tener misericordia y el perdonar, aunque contra él nos hemos rebelado” (Daniel 9:4, 5,7–9).En la oración de Daniel, no se menciona que la razón del exilio sea por los pecados de los padres. Esto es aun más asombroso si recordamos que Daniel era consciente de que por generaciones Dios había enviado profetas para advertir a Israel de ese juicio si no se arrepentían.

En el tiempo de Jesús, los judíos habían otra vez olvidado las correcciones del paganismo expresadas por Moisés y los profetas. Jesús encaró los mismos asuntos. En Juan 9:1–3 leemos: “Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego? Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.” Aunque los discípulos tenían el antiguo punto de vista pagano de que la culpa y el pecado podrían ser heredados, Jesús enfatizó la gloria y la gracia de Dios.Jesús también afirmó: “Vete, y no peques más” (Juan 8:11). Las palabras de Jesús sugieren que el perdón de Dios basta para alcanzar un grado tal de transformación espiritual que produzca un cambio de vida.

Jesús creía que la mujer a quien acababa de perdonar era libre de escoger si permanecería en el pecado o se apartaría de él. No se hace ninguna referencia a la necesidad de una oración adicional, una ceremonia, o una fórmula de renunciación para complementar la oferta de la gracia y el perdón de Dios.

Las palabras de Pablo: “Dios. . . pagará a cada uno conforme a sus obras” (Romanos 2:5,6) y “porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo. . . de manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí” (Romanos 14:10,12), claramente enfocan la responsabilidad individual a la que se da prioridad en el Nuevo Testamento.

Estos pasajes deben ser vistos como la unificada enseñanza de las Escrituras, empezando con Moisés (Deuteronomio 24:16), continuando en los profetas (Jeremías 31:29,30; Ezequiel 18:1–4,14–16,18–20; Daniel 9:4, 5,7–9), y culminando con las enseñanzas de Jesús (Juan 8:11; 9:1–3).

Moisés había tratado de corregir el paganismo de sus días, pero para el tiempo de profetas el pueblo había vuelto a sus caminos paganos. Los profetas trataron de corregir el paganismo de sus días, pero para el tiempo de Jesús el pueblo había vuelto a caer en el pensamiento pagano.

La iglesia tiene hoy el testimonio de Moisés, de los profetas, de Jesús, y de los apóstoles, juntamente con el Nuevo Testamento, la plenitud del Espíritu, y los dones del Espíritu, incluido el don de discernimiento. No obstante, un gran porcentaje de la iglesia cristiana de hoy esta cayendo en el evangelio metafísico y pagano de la nueva era.

La iglesia en siglo XXI debe afirmar la suficiencia del sacrificio de Cristo tan inequívocamente como lo hizo al principio. Pablo declaró, sin temor a contradicción: “A vosotros, estando muertos en pecado y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente la referencia es a los espectáculos romanos en que los emperadores y generales que ganaban una guerra marchaban por las calles de Roma con el botín y los prisioneros conquistados para mostrar tanto al ciudadano como al enemigo el poder del Imperio], triunfando sobre ellos en la cruz” (Colosenses 2:13–15). Ver también: Gálatas 3:13; 1 Corintios 6:9-10; Romanos 3:23-24¿Qué podemos aprender del roce con esta herejía?

1. Las Escrituras son la única lámpara a nuestros pies y luz a nuestro sendero en que podemos confiar.

2. Las palabras del hombre sólo pueden llevarnos de vuelta a la esclavitud: por ejemplo, el temor. Tenemos que obtener todo el consejo de Dios en las Escrituras en vez de seguir la última decadencia teológica.

3. El hombre caído siempre busca soluciones rápidas. Casi todos los problemas encarados por las ceremonias de maldición generacional no pueden ser echados fuera o atados. Los problemas de conducta tienen que ser tratados en nuestro andar de discipulado. Necesitamos diariamente tomar nuestra cruz, considerarnos muertos al pecado y vivos a Dios en Cristo, traer a sujeción nuestro cuerpo, llevar cautivo cada pensamiento a la obediencia de Cristo, y renovar nuestra mente por la Palabra de Dios.

Un exorcismo “a la volada” de nuestras imperfecciones de carácter nos dejará decepcionados porque despertaremos el próximo día para descubrir que todavía tenemos esas imperfecciones. Jesús no nos ha llamado a una versión de método fácil del cristianismo. Él nos ha llamado al discipulado, a diariamente seguir al Maestro, sometiéndonos a su señorío, aprendiendo de Él, para llegar a ser más como el.

4. Sirve para recordarnos el poder y la suficiencia de la sangre de Cristo.

5. Porque la maldición generacional nos ha llevado a retornar a la Biblia para reevaluar su mensaje, de nuevo se nos recuerda que nuestras obras tienen consecuencias, y que nuestra vida tiene un poderoso impacto en nuestros hijos, para bien o para mal. Por la manera en que viven algunos creyentes, es como dice el profeta Óseas: “Porque sembraron vientos, y segarán torbellinos” (Óseas 8:7).

Mucha gente en nuestras iglesias necesita de un verdadero arrepentimiento bíblico, una transformación, y el poder del Espíritu para que vivamos en forma ejemplar conforme al llamado de Dios.

Las palabras de Pablo claramente muestran que cualquier deuda de pecado que hayamos acumulado fue efectivamente cancelada gracias a la muerte vicaria o sustitutiva de Jesús. Además, Pablo afirma que los poderes y principados que nos tenían esclavizados en el pecado no sólo fueron vencidos y desarmados, sino también totalmente humillados.

La muerte de Cristo ofrece tanto el perdón de pecados como la liberación de la opresión y la posesión demoníaca a quienes se apropian de este sacrificio.

Conclusión:
Las Escrituras nos enseñan que el sacrificio de Cristo es suficiente y completo para el perdón de nuestros pecados, que no estamos atados a los pecados de nuestros padres, cada quién es responsable de su propia vida y obras delante de Dios en forma individual. No necesitamos ceremonias ni ritos de exorcismo para ser libre.“Así que, sí el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres” (Juan 8:36)Esta investigación fue realizada y editada por el Dr. Jesús María Yépez; quien es Médico Cirujano, Doctor en Teología, Pastor y Profesor de Biblia y Teología en el Seminario Teológico Alfa y Omega. Puerto Ordaz, Venezuela. Para comentarios o más información