miércoles, 9 de septiembre de 2009

ESTUDIO SOBRE EL LIBRO DE ECLESIASTE

 


BUSQUEDA DEL SENTIDO DE LA VIDA SEGUN EL LIBRO DE ECLESIASTES

 
El nombre Eclesiastés proviene del título griego del libro según aparece en la septuaginta. su forma en castellano es tomada de la versión latina de la Biblia, conocida como la Vulgata. La palabra griega ekklesiastés significa un miembro u orador de la asamblea. Esta es una traducción del título hebreo gohélet, el cual es el participio femenino del verbo gahal (reunir) y se relaciona con el sustantivo gahal (asamblea). La idea es de uno que se dirige a la asamblea y que es un predicador o maestro. Desde los escrito de San Jerónimo, el la Vulgata latina, y posteriormente en las obras de Martín Lutero, Gohelét se traduce como predicador. Pero quizás sea más apropiado traducirlo "maestro" por dos razones: (1)-la naturaleza pedagógica de este libro. (2)- declaración del capitulo 12:9 que establece que gohelét " enseño sabiduría al pueblo.

No es fácil identificar el autor de este libro. Su nombre no aparece en esta obra. El se describe así mismo como predicador o maestro, hijo de David y Rey en Jerusalén. Dice tener gran sabiduría (1:16), muchas riquezas (2:8), logros sobresalientes en la construcción de edificios (2:4-6), muchos sirvientes (2:7). Por estas razones muchos eruditos judíos concluyeron que fue Salomón. Lutero dudó que salomón fuera su autor, pero en el siglo 19 se sostuvo que Salomón fue el autor de esta obra. Las similitudes internas entre este libro y Proverbios y los datos de 1 reyes 1-11, apoyan las ideas de que Salomón es el que escribió a Eclesiastés.

El libro producto del movimiento de sabiduría en Jerusalén, tiene su época de oro con Salomón. Los sabios de Israel fundamentaban su sabiduría en la revelación de Dios y no tanto en el razonamiento humano. Por consiguiente, la sabiduría no encaminada al hombre hacia la presuntuosa vanidad del conocimiento, sino que lo capacitaba para vivir una vida moral agradable a Dios. De ahí que el sabio de las escrituras da consejos para ayudar a ala gentes a tomar decisiones éticamente correctas, que corresponden a ala voluntad de Dios. Esta sabiduría, cuyo principio es el temor a Jehová, que es dada con el propósito de enfrentar adecuadamente los problemas de la vida en este mundo.

Algunos han atribuido al autor de esta obra como un pesimista extremo de la vida, quien sólo piensa en el juicio final, o como un hedonista craso, alguien que solo piensa en que los placeres mundanales son lo mejores que el se humanos pude buscar en este mundo. Otro ven en el autor a una persona sin ningún concepto de Dios, que no cree en la inmortalidad. Sin embargo, el enfoque en este libro y de su autor, es diferente. Hay cinco propósitos que dan la clave del tema y su interpretación:
1-El ser humano necesita aprender a tener temor reverente hacia Dios.
2-Necesita reconocer que tendrá que rendir cuenta a Dios.
3-Es importante colocar a Dios como el centro de la vida.
4-Debe mantener un balance en la vida.
5-Puede disfrutar la vida como un don de Dios.

Todo esto es posible cuando entendemos que Dios tiene un plan total para cado eventos o situación que nos ocurre en la vida, en ese sentido nos sometemos a ese plan y buscamos en Dios la interrogante que nos hacemos sobre el sentido de la vida.


-Todo es pasajero
-Vanidad de vanidades (2-3)

La palabra hebrea que se traduce como vanidad en este libro Literalmente significa vapor y aliento, expresando la idea de algo que es efímero, fugaz, transitorio; por lo tanto sin valor duradero. Esta es una de la expresiones más importantes del libro, la doble expresión de la palabra vanidades (21:2-3) es la manera de expresar el superlativo en hebreo. Vanidad de vanidades es, pues, la máxima vanidad concebible. La expresión hebrea (havel), traducida como vanidad, es usadas treinta y tres (33) veces en el libro, y significa vapor, aliento. La alusión es todo aquello que es pasajero, efímero, ilusorio e irreal en contraste con lo que es permanente, significativo y real. Qoelét presenta el carácter transitorio y sin sentido de las cosas en sí mismas. Encuentra que todos sus esfuerzos en vanos y su carrera por alcanzar el valor final de las cosas es tan fútil como querer atrapar el viento. El ser humano debe reconocer que sus actividades más grandes y sus logros más apreciados terminan en desilusión y vacuidad si no tiene a Dios como parte integral de su vida. (1:2-3)

La lucha sobre la buena sabiduría es discernir cual es el plan Divino. Ante la imposibilidad de hacerlo, surgen las frustraciones que resurtan en disilución y vanidad. Después de envolverse en la búsqueda insencensante del sentido de la vida, el autor concluye que todo es pasajero y que todo en Dios se encuentra el significado final de todo los que existe. Si el hombre concibe al mundo como un fin en sí mismo, la vida se torna en vanidad; pero si lo considera como un medio por el cual Dios le revela su amor, justicia y misericordia, entonces la vida tiene significado (2:25; 5;28-20-Biblia de Estudio caribe). La investigación puramente humana conduce a la conclusión de que nada vale la pena porque todo es vanidad.


Tediosidad del ciclo de la vida (1:4-7)

La naturaleza humana y la vida se repiten en sí misma en una sucesión monótona. Nada es nuevo. Los seres humanos nacen crecen se reproducen y mueren y así ese ciclo es repetido en este mundo. Las personas cambian constantemente, pero la naturaleza en su ciclo continuo permanece igual. Todo está en continuo movimiento, pero siempre haciendo lo mismo; el sol en el cielo, el viento en el aire, las aguas los océanos, los ríos en su curso en el campo. Por eso el autor establece un contraste entre la aparente permanencia de la naturaleza con su ciclo constante y la transitoriedad de la vida humana. (1:4-7)

Los seres humanos no pueden acudir a la naturaleza para hallar sentidos a su existencia temporal en la tierra. Tampoco pueden encontrar absoluta satisfacción en ella. El intento por comprender o expresar la actividad de la naturaleza produce frustración. Los ojo jamás podrán percibirlo todo ni el oído oírlo todo (proverbios. 27:20) este proceso resulta tedioso y fatigoso, almeno que el ser humano enfoque su corazón en el invencible en ves de fijarlo en las cosas creadas. Los filósofo estoicos afirmaban que todas existencia se repite a sí misma en el miso patrón. Por lo tanto, el futuro está controlado por experiencias fijas, repetidas e inescapables que determinan el destino humano. En contraste, el concepto Bíblico es que el ser humano puedan cambiar el curso de las cosas en las ejecuciones morales. La descripción del ciclo repetido de los eventos humanos es para destacar cuán transitoria es la vida debajos del sol. (1:8-11)


Camino de la sabiduría (1:12-18)

El autor presenta su nueva experiencia primero de una manera generalizada (12-18) y después con más detalles (2:1-11). En el Cáp. 1:12, cambia de tercera personas a primera persona, sugiriendo que el mismo estuvo envuelto en la búsqueda de la sabiduría. Aquí se ofrecen do puntos interesantes; (1)- se identifica al pueblo de Israel como el pueblo de Dios. (2)-Según el texto masorético, en ves de traducirse ''fui'' debe decir ''he sido''. Este cambio gramatical de a entender que al momento de escribirse el libro, el Autor es Rey sobre Jerusalén y desea que el lector lo identifique.

Según el texto Bíblico el autor posee una mente inquisitiva, Se dedicó al estudio sistemático. Investigo, exploró, busco e inquirió por todos lados, acerca de la raíz misma de todo asunto. Observó las actividades, conducta, política, y comunicación social. Hizo un arduo trabajo de análisis, investigación, serias reflexiones y ambas aplicaciones. No dejó nada sin examinar, pero notó que aparte de Dios el ser humano descubre muchos males, sin encontrar respuestas a todos los problemas humanos, por tanto todo es vanidad y aflicción de espíritu. El sabio dice que se engrandeció y creció en sabiduría y que su corazón percibió, se apropió de muchas sabiduría y conocimiento (2 crónica 9:5-7, 23). Además de la sabiduría el autor consideró también '' locuras y los desvaríos''. Estudió los contrarios a la sabiduría para comprender la verdad contrastándola con el error. También se encontró como insatisfactorio; la labor de la sabiduría es perdida, pues el hombre no puede controlar ni resolver todos los asuntos.

En (1:18) expresa la desilusión total que encontró en la sabiduría humana. Esta en vez de producir alivio, aumenta la el dolor. Por esto dice ''el que añade ciencia, añade dolor''. Mientras más conocemos de las experiencias, circunstancias y necesidades humanas, más nos damos cuenta incapacidad para resolverlas, Cuando el ser humano hace de la sabiduría y el conocimiento el todo de su vida, su vida se hace vana y vacía. Dios debe estar en el centro de todo lo que somos y hacemos. Aunque no entendamos todas las cosas, ni encontremos la solución a todos los asuntos humanos, si podemos confiar que nuestro Dios conoce perfectamente, esta en nuestro control y que a su tiempo nos revelará todas las cosas (Deuteronomio 29:29).

La investigación puramente humana conduce a la conclusión de que nada vale la pena. la sabiduría que solo es resultado del estudio y la intuición humana, jamás podrá comprender el plan Divino ni resolver los enigmas de la existencia humana. Por tantos todos sus esfuerzas terminarán en vanidad y frustración.

El sentido final de la existencia humana se encuentra en Dios. Si se concibe al mundo como un fin en sí mismo, la vida se torna en vanidad; pero si se considera como un medio por el cual Dios revela su amor y su justicia, en tonce la vida tendrá sentido y valor.

Necesitamos colocar la sabiduría y el conocimiento en su perspectiva y balance correctos. Esto nos ayudará a no tener un punto pesimista del mundo y de la vida, sino a ver en ellos las manos bondadosas del todo poderosas. No es que la vida que Dios nos ha dados sean vanos y sin significados, sino que cuando sacamos a Dios de ellos, nos quedamos desamparados, vacíos, sin valor, significados ni satisfacción en la vida.


Búsqueda de significado.Cáp. 2

Para que uno sea feliz su vida tiene que tener significado. La persona vive mientras experimenta una vida de significado y valor, y mientras tiene por lo cual vivir. Tanto como la experiencia de la persona se desvanece el significado, el valor y a la esperanza, ella comienza a dejar de vivir; comienza a morir.

La gente está tratando de hallar significado a la vida y no queda satisfecho con ser una pieza desconocida y dispensable en la sociedad. Esto explica porque porque muchas personas no están satisfechas. Quizás comen, duermen, tienen familia, casas, posesiones y experimentan algunos placeres, así como también experimentan muchas comodidades, pero eso no quiere decir que su vida tenga significado.

Una encuesta realizada por la Universidad Daito Bunka, del Japón, reveló que de 1,500 estudiantes de secundaria, el 50% de las muchachas y el 34 % de los muchachos ya habían pensado en suicidarse, quizás esto se debe a la falta de significado de su vida. Esta cifra no difiere de las demás naciones como; Europa, Francia, América y otras naciones. El aumento de suicidio por todo el mundo indica que cada vez son más las personas que se sienten infelices y renuncian a la vida.

En su empeño de que el ser humano encuentre la verdadera felicidad, el autor de esta obra insiste que hay una dimensión de la vida que transciende de las cosas, las actividades y la vida física en sí misma. Esta dimensión solo es posible mediante la relación de la criatura con el Creador. En ella el ser humano encuentra el verdadero valor y significado de su vida.

La sabiduría como fin en sí misma es inadecuada para darles sentido a la existencia humana (1:16-19). El bien supremo no consiste en la adquisición de vienes materiales o en darse la ''buena vida'', más bien se alcanza en la práctica de los buenos valores Espirituales (Mateo.6:19-34). Aunque tengamos alegrías y placeres en este mundo, no podemos olvidarnos que todo lo que el mundo nos ofrece son efectos temporales, su calidad es perecedera y su contenido es vano. Qohelét o el predicador como lo describe este libro, se entregó a los placeres de este mundo; se entregó al vino, licor, alcohol (vers. 3).Se entregó a estas cosas esperando ser dirigido por la sabiduría (vers.3), quiso experimentar abiertamente con los placeres y al mismo tiempo retener el control de sus pasiones la cual esto fue muy peligroso para su vida, pues las fuerzas del vicio y las pasiones arrastran aun más fuerte, si Dios no está en lustra vida.

El busco placeres, mujeres, las canciones y las posesiones quizás sin comunión con Dios.(2-3). Los versículo (4-5) hablan de casas, viñas, huertos, jardines, árboles frutales. 1ra reyes 7:1-18 habla de las diferentes casas que construyó y el 9-12 se mencionan los materiales costosos que usó, tuvo una oseción de poseer cosas. En esta vida mientras más se tiene más se quiere, También se dio a la fauna y la zoología (1ra reyes 4:33). Plantó viña (Cant. 6:2), Ideó su propio sistema de riego, adquirió multitudes de ganados vacuno y ovejunos ( 2Cron.7:5; 1 reyes 4:22-23), tubo oro y platas lo cuales fueron considerado como piedras en abundancia en Jerusalén. (1 reyes 10:27; 2 Cron.1:15; 1 reyes 10:14-29), Obtuvo cantores y cantoras. La expresión de los ''deleite de los hombre'', alude a los placeres sexuales y posiblemente al aren de concubinas de Rey. Las mujeres fueron su tentación principal y causa primaria de su ruina Espiritual (1 reye. 11:1-18). Además, disfrutó de una sabiduría y fama si igual (vers.9,10 ), (2 Cron. 9:5-6). Cual fue la ventaja o el provecho (1:3) la respuesta es que sin Dios en la vida no hay provecho algunos. No se debe poner los placeres y en los deleite si no es con Dios en nuestro corazón. Estas cosas pueden producir deleite y gozo, pero son temporales y al pasar dejan una estela de engaño y decepción, su corazón se desespera y (vers. 20) y pronuncia otra vez que todo es vanidad (vers. 21). ''Todas las cosas que llamamos los bienes de la vida: salud, riquezas, posesiones, placeres sensuales, honores y privilegio, se deslizan a través del dedos del hombre, a no ser que sean recibido como don de Dios y hasta que Dios no dé al hombre la capacidad de disfrutar de todo ello y de obtener satisfacción en ello''.

La vida solo puede disfrutarse a plenitud en comunión con Dios, el bien común no se encuentra en la vida ni en las cosas, sino en el creador. La vida es un Don Divino y Dios es el centro de la misma. La fe y el temor a Dios hacen la diferencia en nuestra vida terrenal. El temor nos ayuda a vivir en esta tierra seguros de que estamos con Dios y que les agradamos a El. Todo camino, esfuerzo por alcanzar la felicidad aparte de Dios es en vanos. La satisfacción que ofrece el mundo es fútil. Solo se puede encontrar satisfacción, alegría, y paz duraderas en Dios. Jesús dijo:'' Yo he venido al mundo para que tengan vida y para que la tengan en abundancias''.

Todo tiene su tiempo
cap. 3


La palabra traducida ''tiempo'' proviene de los conceptos hebreos eth y zeman que expresa la idea de los tiempos señalados, el momento apropiado, la oportunidad para que se realice alguna acción. El ser humano está controlado y limitado por el tiempo. Cada día tiene la misma cantidad de tiempo determinada de 24 horas. Dios nos ha dados el tiempo para que lo aprovechemos al máximos cada día, su valor es incalculable por que no puede ser recuperado ni repetido, ni se vuelve a vivir. El tiempo es pasajero, por eso es necesario que lo invirtamos sabiamente como podemos aprovecharlo bien, Dios nos pedirá cuentas como lo hemos invertidos Eclesiastés 3:11. Expresa que toda actividad humana tiene sus tiempos determinados. Por tanto debemos aprovechar bien el tiempo, porque los día son malos. Efesio 5:16.

En forma poética el sabio hace una lista de catorce actividades en pares, opuestas o contradictoria (3:2-8), comenzando con la entrada o salida de la vida. Todas las demás cosas suceden entre el nacimiento y la muerte:

(1)-Nacimiento y muerte: Nadie puede predecir el momento de su nacimiento o de su muerte, el día de la muerte está señalado y nadie debe apresurarlo o prolongarlo. (He. 2:27).

(2)- plantar y arrancar: existen temporadas fijas para las siembras, la poda y la cosechas que la única forma de conseguirlas es cooperando con la naturaleza. Jeremías 2:4 y Sofonía lo usan este apareado, aplicándolo metafóricamente a las naciones.

(3)-Matar y curar: Esta referencia parece contraritorio, de ningún modo se sanciona aquí el asesinato, sino que se reconoce la existencia de esta actividad sin pasar juicios sobre ella. Hay situaciones en la vida en que se hace necesario matar, por ejemplo: el sacrificio de un animal para alimento. Dios también llega el momento en que el decreta la muerte, También concede tiempo para curar o vendar las heridas. Las enfermedades están más allá del control humano y Dios interviene teniendo control absoluto de ella proyectando sanidad.

(4)-Destruir y edificar: Se refiere a la remoción de edificios en decaimiento o que ya no son convenientes, para hacer nuevas y mejores estructuras. Hay tiempos para destruir viejos muros, relaciones, o naciones (Jeremías 18:7,9).

(5)-Llorar y reír y (6)- endechar y bailar: Estas dos antitesis o contradicciones están estrechamente relacionadas y conllevan las ideas de los dolores y gozo que proporciona la vida. La endecha y el lamento se relacionan con los eventos de los versículos 2 y 3. El dolor y el quebranto que ocasiona la muerte, las enfermedades y la perdida de seres queridos o de cosas valiosas para nosotros, son partes de la vida. También hay momentos de risa y baile, tales como tales como la celebración de logros adquiridos, bodas, nacimientos de un bebé y muchas otras. Es necesario que aprendamos a confiar la vida a Dios, ya sea en tiempos de risas, bailes y gozos, tanto como en el dolor, la endecha y la desesperación.

(7)-Esparcir piedras y juntar piedras; y (8) abrazar y dejar de abrazar. L a primera antítesis tiene varias interpretaciones. Primera, tirar piedras en un terreno para hacerlo incultivable y juntarlas para cultivarlo. Segunda, el acto matrimonial y la abstinencia del mismo, lo cual es paralelo con ''abrazar y dejar de abrazar'' si se refiere a un abrazo romántico. Auque esta interpretación metafórica es aceptado por muchos, es de notar que la otra antítesis es tomada literalmente y no como metáfora, es decir como una comparación. Tercera, esparcir la piedra de un edificio viejo y juntar piedras para la construcción de uno nuevo. Probablemente se refiere a recoger piedras para algún propósito definido tal como limpiar de piedras la viña (Isaías 5:2).

(9)-Buscar y perder; y (10)-guardar y desechar: Expresa el deseo humano por adquirir nuevas cosas. Con la adquisición de cosas nuevas llega también el tiempo para guardar o desechar otras. La primera cláusula de un tiempo apropiado para buscar riquezas y un tiempo prudente de sumisión para aceptar la perdida de las mismas. Contrario a la segunda cláusula, la perdida de la primera esta fuera del control humano, mienta que en la segunda es voluntaria. Hay veces cuando perder es realmente es ganancia (Juan 16:7) y hay cosas que no valoramos hasta que están más allá de nosotros mismos. El que es prudente guarda bien lo que ha adquirido. Pero hay ocasiones en que más sabio privarnos de algunas cosas para asegurar cosas o fines más importantes (Jonás 1:5; Hechos 27:18, 19,38).

(11)-Romper y coser: Era costumbre desgarrar lasa vestiduras como símbolo de lamentación o gran disgusto (2 Samuel 1:11; 2 Reyes 5:7; 22:19). Lo apropiado era volver a coser la vestidura cuando pasaba el problema.

(12)-Callar y hablar: Hay tiempo en que es mejor permanecer en silencio en medio de la adversidad (2 Reyes 2:3,5), aunque el silencio del dolor profundo puede intimidarnos (Job 2:13; Salmo 39:2). Pero hay ocasiones en que la tristeza del corazón debe hallar palabras para expresarse (2 Samuel 1:17) y clamar a Dios. Pero hay ocasiones en que necesitamos decir algo y decirlo bien. Uno tiene la responsabilidad de declarar sus convicciones, de ser fiel a su carácter y a su herencia, hablando la verdad aunque otros se ofendan.

(13)-Amar y aborrecer: Los humanos enfrentamos situaciones en que somos motivados al amor o al odio (Salmo 105:25; Éxodo 11:3almo). Ambas son fuertes emociones humanas y la líneas que las dividen son muy endeble. El amor puede tornarse en odio. Mientras más sincera y profundamente se ha amado, m0s fiero y detestable puede ser el odio que resulta principalmente en caso de infidelidad.

(14)-Guerra y Paz: Cuando la tiranía atropella los derechos de la humanidad, es tiempo para la guerra, vivimos en tiempos volátiles en los cuales cada quién lucha por sus propios intereses y derechos y fácil mente se lleva a otro juicio. en medio de la turbulencia de los tiempos, el creyente es llamado a ser pacificador, promotor de la paz de Dios y la paz unos con otros.


Apropiado a su tiempo (3:9-11)

El autor alude a a la pregunta del capitulo 1:3; afirmando de que provecho se saca de todas estas actividades, ya que todo tiene su tiempo y Dios está en control del mismo, es inútil para el ser humano cambiar los tiempo, las circunstancia, y los sucesos. Las antítesis mencionadas (2-8) se anulan una de la otra, dejando al ser humano sin nada, vacío. Por lo tanto este tiene que aceptar los tiempos ordenados por Dios. El autor llega a dos conclusiones que eliminan la vacuidad de la vida (v, 11). La primera es que Dios ''todo lo hizo hermoso en su tiempo'' esto no se refiere a la creación original, la cual El declaró como ''muy buen'' (génesis 1:31), sino a las luchas a las luchas y trabajos mencionados en el versículo 10. Aun las actividades de los versículos 2-8, cuando son vista como parte integral de un plan Divino para el mundo, cobrando belleza y armonía, pues Dios ajusta cada cosa en su tiempo y lugar apropiado. La segunda conclusión es que Dios ''ha puesto eternidad en el corazón de ellos'' Esto significa que Dios ha dado al ser humano una percepción de la eternidad. Entonces el ser humano no es meramente una criatura del tiempo. Dentro de el está aquello que trasciende el tiempo y lo eleva ''por encima del sol'' del plano meramente humano. El ser humano puede ver los propósitos elevados y santos de Dios en un plano vertical y no meramente horizontal. Pero es finito y no puede ver todo el cuadro del plano Divino. Su vida se debate entre el tiempo y lo eterno; entre el hoy y lo perpetuo. No obstante, puede hallar lo eterno en el hoy, si entra en relación con el Dios eterno.


El bien de la vida (3:12-15)

Dios planeó nuestra vida de tal manera que colocó en ella un vacío que solo El mismo puede llenar. El propósito es que le busquemos a El. No hay peor infierno en la tierra que vivir sin Dios. Solo El puede darnos una perspectiva correcta de la vida. Otra vez, Qohélet o el predicador específico que la vida y todos sus ‘‘bienes’’ proceden de la mano de Dios. Cuatro dones son mencionados: (1)-Alegrarse; solo Dios proporciona la perspectiva y esperanza renovadoras necesarias para mantener una vida llena de gozo. (2)- Hacer bien en la vida: la vida de Dios que abunda en nosotros nos ayuda para hacer bien a otros, sin que se nos dé gracias, ni se nos reconozca o aplauda por ello. (3)-Para comer y beber: El apetito y la capacidad para dormir y descansar son dones Divinos. (4)-Que goce el bien de toda su labor: Nuestro esfuerzo no son en vano; hay esperanza para nuestro trabajo.

En (3:14-15) se ve la calidad de la obra de Dios. Primero, su obra es perpetua. El hace nada superficialmente. Sus obras son sólidas, firmes y seguras. Si es Dios permanecerá (Hecho 5:38-39). Segundo, es cabal y completa, no puede añadirle nada, pues nada le hace falta, ni se le puede quitar cosa alguna, porque es perfecta y nada tiene en exceso. A Dios nunca se le quedan cortas las cosas, ni llegan demasiado pronto o tarde, ni son excesivas ni les falta nada. Tercero, pacientemente Dios repite las cosas hasta que las aprendamos. Solo El puede restaurar el pasado, porque vive en un eterno presente. El puede recrear cosas pasadas que han desaparecido de nuestra vista y mente, si El puede traer esto, también puede traer el pasado al presente y confrontarnos con nuestros propios hechos en juicio final.

Todas las cosas son mejores en el tiempo apropiado de Dios. La vida nos presenta muchos sinsabores y contradicciones, pero esto no dura para siempre. A su tiempo Dios nos dará alegría y contentamiento. Debemos reconocer y aceptar el plan de Dios para nuestras vidas. No es posible entender el plan de Divino en su totalidad. Pero podemos confiar en que Dios nos revelará lo necesario y nos guardará firmes en lo que no conocemos ni entendemos. Ahora es el tiempo de resolver lo concerniente a la eternidad. Dios le ha dado capacidad al ser humano para trascender el tiempo. Esto es importante cuando se centra en relación con el Dios de la eternidad. Solo cuando la vida temporal se coloca en perspectiva de la eternidad, obtiene seguridad, valor y significado.


Injusticias de la vida(Lesión 4)

 En esta sección el sabio habla de opresión, injusticia y de seres humanos que se comportan como bestias. además se confronta con los problemas de la vida solitaria y la ilusión de la gloria o popularidad humana. todos hemos sido afectados por situaciones como éstas algunas vez en nuestra vida. Algunas de las situaciones más difíciles de tratar son las injusticias y las opresiónes. El autor nos hace algunas reflexiones que nos eliminarán las situaciones necesariamente, pero nos ayudarán a enfrentarnos a ellas con más determinación y esperanza.
 
-Atodos los juzga Dios (3:16-22)
-Injusticia e impiedad (3:16-18)

Dios tiene un hermoso plan para cada ser humanos. Necesitamos aceptar y ajustarnos a ese plan en el tiempo apropiado de Dios. Aun cuando no entendamos todo el plan que El nos da. en esta sección el autor expone realidades que tienden a negar la tesis del plan divino: Hay impiedad en la cortes: (3:16-17); los hombres y las bestias mueren por igual (3:18-21); existe muchas opresión (4:1-3); los seres humanos viven como rivales (4:4-6); se hallan aislados (4:7-12); y la popularidad es temporal (4:13-16). La primera realidad es que la injusticia y la iniquidad han tomados el lugar de la justicia. ''La palabra iniquidad'' implica que la injusticia a sido torcida y los derechos humanos han sido pervertidos. Las cortes, que deben ser lugares de juicios y justicia, han pervertido su función. Hoy días, La corrupción en los que ocupan puestos públicos es evidente. Muchos representante de la justicias son los primeros que la violan. Existen jueces que son objetos de grandes escándalos sociales; policía corruptos y abusadores; político que juegan con los sentimientos del pueblo. El juego legal de los abogados implica que lla no es cuestión de si uno tiene una buena defensa, sino en la mayoría de las veces, si cuenta con el dinero suficiente para comprar el abogado que necesita. Dios instituyó a los tribunales humanos como lugares en los cuales hallar socorro, pero vemos la facilidad con la que inocentes son condenados y criminales son absueltos. Pero ?como podemos enfrentar las injusticias?. La respuesta está en una justicia superior: La justicia equitativa de Dios. Hay consuelo y esperanza, pues por encimas de los tribunales humanos está el supremo tribunal del universo y Dios el Juez justo, está sentado en El. Varias enseñanzas se derivan del versículo 17:1. (1)- La injusticia no durará para siempre; solo el tiempo que vivamos ''debajo del sol''. (2)- El anhelo humano de justicia y equidad no siempre se soluciona ''debajo del sol'', el plano humanista horizontal, sino en el plano vertical, ''por encimas del sol'', Es decir, la respuesta está en Dios. (3)-Dios llamará a juicio y no pasará por alto la injusticia. El injusto no se saldrá con la suya. Aunque no se detecten sus hechos en la tierra, serán sacados a la luz en el gran día del juicio (Apocalipsis 20:12).


Los humanos y las bestias
El pecado entontece y deshumaniza. El ser humano en pecado está en un estado natural o animal, pues vive lejos de Dios y pervierte la imagen divina con la cual fue creado (1 corintios 2:14; Salmo 49:12,20; 73:22). El juicio contra los injustos será en el futuro. Mientras tanto, Dios permite y tolera las situaciones de injusticia por dos razones: (1)-(ves. 18). Para probar a los hijos de los hombres, dándole oportunidades para escoger el bien o el mal. El efecto de esta espera es doble: Endurece los corazones de los impíos en impenitencia (8:11) y fortalece la fe del justo, ayudándola a perseverar (Daniel 11:35; Apcalipsi 22:11). (2)- ''para que vean que ellos mismos son como bestias'' (Eclesiastés 3:18). El ser humano, aparte de su relación con Dios y la esperanza del futuro, no es más que los animales. En esto es totalmente impotente, pues aunque quiera no puede superar esa condición impuesta por su naturaleza pecaminosa. El autor señala tres semejanzas entre el ser humano y los animales (19,20). (1)-Ninguno es capaz de superar la ley que controla sus vidas naturales. Ambos tienen ''un mismo suceso'' y no pueden disponer los eventos de su vida según su propia voluntad y placer. (2)-No ''tiene más el hombre que la bestia''; es decir no es superior, porque cualquier posible ventaja es anulada en la muerte. Ambos mueren por igual. Su capacidad de pensar, planificar, convencer, y la grandeza de sus habilidades y destreza, son nada a la llegada de la muerte. Ambos mueren por igual. La muerte lo pone en el mismo ni el. ‘‘Una misma respiración tienen todo'', o sea, tienen el mismo aliento de vida. Ambos participan de la vida como un don de Dios (Génesis 2:7); Salmo 104:29). (3)- ''Todo va al mismo lugar'': al polvo. El cuerpo humano y el de los animales son hechos de lo mismos ingredientes químicos que la tierra. Al final de las vidas ambos mueren por igual y sus cuerpos regresan y se desintegran en el polvo (Génesis 3:19; Salmo 104:29; 146:4).

El autor se refiere a la muerte física en 3:20. En el 3:21 alude al destino de la muerte espiritual. En este punto, el Autor ni afirma ni tampoco niega el destino del espíritu humano, ni la vida después de la muerte. Muchos han tomado este pasaje para enseñar que no hay distinción eterna entre los humanos y los animales. Afirman que vivimos como las bestias y morimos como ellas y que la tumba es el fin de todas las cosas. Pero el autor de esta obra sí cree en una diferencia eterna. El cree en el juicio final y establece que los justo e injustos serán juzgado por Dios. En 11:9 y 12:14 declara que Dios juzgará todas las obras humanas. Categóricamente afirma que al morir ''el espíritu va a Dios'' (12:7). Las decisiones morales que que el ser humano haga tiene importancia, por tanto, uno no debe vivir como le place.

El Autor concluye que la alternativa mejor para el ser humano es tratar de encontrar goza en su trabajo y en su vida diaria (verso 22) Esto es posible cuando su perspectiva de la vida es vertical y no meramente horizontal, sabiendo que al final Dios evaluará su vida y su obra. Una de las insistencias del libro es que debemos disfrutar de nuestro trabajo...



2 comentarios:

Hapi dijo...

hello... hapi blogging... have a nice day! just visiting here....

Simara dijo...

Gracias por el maravilloso reporte sobre este libro.